15/12/2021 | 1634

Alejandro Crespo: “la presencia del FMI representa una amenaza directa sobre la clase trabajadora”

La movilización del 11 a Plaza de Mayo contó con un nutrida columna de obreros de las plantas del neumático y esto fue el resultado de una campaña de la dirección clasista del Sutna. Entrevistamos a su secretario general, nuestro compañero Alejandro Crespo.

-Vimos una bandera sorprendente que presidía la columna del Sutna en la gran movilización del 11. Contanos un poquito todas esas inscripciones con tanta historia, ¿cómo fue el debate?

-Desde la conducción clasista del Sutna comprendemos que los trabajadores debemos reconocernos como parte de la clase trabajadora y organizarnos en tal sentido. Reivindicar las grandes luchas dadas por los trabajadores a lo largo de la historia y comprender la continuidad histórica de ellas, es fundamental para unir a todos los compañeros.

-Hubo una muy nutrida columna en la marcha, ¿cómo organizaron la concurrencia?

-Consideramos que lo más importante para fortalecer a toda organización obrera es la participación activa y consciente de todos los trabajadores, las consignas que llevamos a la marcha fueron impulsadas por los propios compañeros, quienes ante la convocatoria de la Directiva Nacional y las seccionales recuperadas se reunieron en cada fábrica en asamblea, enviando fotos y videos donde se sostenían con fuerza sus propias consignas. Las más sentidas por los trabajadores de Neumático fueron: Fuera el FMI, no a la reforma laboral y eliminación del impuesto a las ganancias.

La presencia del FMI representa para los trabajadores la exigencia de ajuste, del aumento de pobreza, de desempleo, mayor inflación, reformas laborales y jubilatorias, etc. En definitiva, una amenaza directa sobre la clase trabajadora.

-¿Cómo interpretan ustedes que puede repercutir el ajuste entre los compañeros del Neumático?

-Los trabajadores del Neumático venimos luchando con fuerza y unidad, desde la recuperación del sindicato en 2016, contra el ajuste de Macri, el preventivo de crisis, amenazas de despidos, logrando rechazar todo ataque y conquistando mejoras laborales y salariales, luego peleando contra los efectos de la pandemia y el ajuste del actual gobierno, imponiendo protocolos obreros y logrando paritarias con aumento en el salario real y otras importantes conquistas, pero cada ajuste sobre el movimiento obrero penetra fuertemente en la clase trabajadora, afectando a nuestras familias, a nuestros compañeros de otras actividades, provocando condiciones más duras para cada lucha. Comprendemos que las luchas son colectivas, por ello es fundamental la organización de todos los trabajadores, ocupados y desocupados, para llevar a la clase obrera a la victoria.

-¿Y la reforma laboral?

-La amenaza de avanzar sobre las condiciones laborales se viene sosteniendo esté el gobierno que esté, y la ruptura de convenios colectivos por actividad también, por ello debemos tener trabajadores activos y conscientes, preparados para defender cada conquista y listos para luchar por incrementarlas.

-¿Los sigue afectando y el impuesto al salario?

-El impuesto a las ganancias es la prueba de la continuidad del ajuste; por un lado, el gobierno dice que los salarios deben ganar poder adquisitivo, pero en realidad la mayoría de las paritarias quedan por debajo de la inflación, y en aquellos gremios que logramos superarla nos ponen este tipo de impuesto para robarles a los trabajadores sus ingresos, que tienen carácter alimentario, es que si el mínino no imponible sube menos que la inflación, como sucede con la suba actual del 50%, cada porcentaje que logramos ganarle a la inflación termina cediendo una parte a este saqueo… El impuesto a las ganancias sobre los trabajadores debe ser eliminado.

-¿Cómo viste la convocatoria multitudinaria a todas las organizaciones que se movilizaron el sábado?

-La clase trabajadora, más aun ante esta pandemia, y los enormes costos sociales, económicos y familiares que causó y causa a cada trabajador, no está de ánimo para recibir amenazas de ajustes, por eso se ha movilizado con fuerza este sábado 11. Si aún no hay una gran reacción colectiva es por los enormes aparatos de contención, como la burocracia sindical, que hace todos los esfuerzos, aún los más vergonzosos, para contener, pero cada vez más compañeros y compañeras son conscientes de ello, y la clase obrera se levantará.

También te puede interesar:

Lejos de estar desterrada, la palabra “ajuste” suena fuerte. Escribe Pablo Heller.
Sumate este viernes desde las 19 horas por Zoom.
Escribe Gabriel Solano
La victoria popular irrumpe ante un gobierno golpeado. Escribe Eduardo Salas.