06/11/2013 | 1292

Bahía Blanca: las contradicciones de nuestro desarrollo

Gran elección, bloqueo político para llegar al Concejo

En la elección para concejales, el gobernante Frente para la Victoria se ubicó en cuarto lugar, con un 14,8%. El primer lugar lo ocupó la lista de Massa, escoltada por el vecinalismo. La lista de De Narváez, luego de haber triunfado en las Paso, se derrumbó.


Probablemente, el recuento final del Frente de Izquierda resultará con un 7,8% para concejales, apenas un 0,5% por debajo de lo que se necesita (8,33%) para ingresar al Concejo Deliberante. En la categoría a diputado nacional sacamos un 8,61%, unos 14.500 votos. Crecimos un punto entre las primarias y octubre.


Con estos porcentajes, el Frente de Izquierda bahiense volvió a conseguir el porcentaje más alto de votación a diputados de la provincia de Buenos Aires. Pero sufrimos un importante corte de boleta a nivel local con la lista vecinalista de centroizquierda Integración Ciudadana, que encabeza Woscoff. En esta lista confluyen los que en otros distritos integran el Frente Progresista, de Stolbizer, y el Podemos, de Micheli. El vecinalismo de Woscoff integra hace años el Concejo local, acompañando los proyectos de los bloques mayoritarios. Sin embargo, la presencia en sus listas de Raúl López, de la CTA y el Suteba de Bahía Blanca, opositor a Baradel, le ha dado un lustre combativo. Esta lista tuvo un ascenso entre agosto y octubre, llevándose muchos votos de la UCR-FAP y de De Narváez. La preservación de un reducto centroizquierdista -que logró salvarse del retroceso general e incluso avanzar, quedando sólo a mil votos del massismo que ganó la elección local- plantea un desafío político importante. Vamos a redoblar nuestra intervención política para ayudar a agotar esta experiencia y reagrupar, junto a la izquierda revolucionaria, a quienes han creído ver en el vecinalismo una variante de independencia a los partidos patronales.