02/11/2015

Bahía Blanca: perspectivas y tareas del Frente de Izquierda


El periodista Héctor Gay (Cambiemos) ganó la intendencia de Bahía Blanca con el 43% de los votos y una diferencia de casi 10 puntos por encima del candidato del FpV, Marcelo Feliú. La polarización entre ambos se llevó el 80% de los sufragios. El massismo, que gobernaba la ciudad, perdió sin atenuantes y Hernán González Becares, el candidato local «muleto» (el anterior renunció), llegó al orden del 10%. Raúl Woscoff (Integración Ciudadana-Progresistas, de Margarita Stolbizer) descendió al 7%.


 


Gay ha canalizado el descontento y hartazgo de la población como resultado del fracaso de los gobiernos peronistas, en todas sus vertientes, que han hecho lo imposible para darle aire a la demagogia de Cambiemos: autogolpes, renuncias del intendente, travestismo político, precarización laboral, desvío de fondos, tarifazos en el transporte público y crisis de vivienda.


 


En la campaña, Feliú se mimetizó con Gay en el afán de disputarle el electorado del «verdadero cambio», pero no pudo disimular que iba pegado a «la morsa» Fernández y el electorado prefirió votar al derechista original y no a la copia.


 


El FIT fue la única fuerza política que hizo una confrontación programática con las variantes capitalistas y denunció la política de ajuste de Gay en forma implacable. El electorado progresista que acompañó al FpV para «frenar a la derecha» con candidatos y programa de derecha sacará más temprano que tarde las conclusiones políticas.


 


En su anuncio de «los diez primeros cambios», Gay omite olímpicamente el derrumbe de las escuelas públicas que se expresó días después de las elecciones, así como el déficit habitacional o la precarización laboral. Woscoff, el candidato de Stolbizer, cayó con respecto a las Paso y ya anticipó su jubilación, tomando licencia de su banca como concejal. Se valió de un planteo «vecinalista» para encubrir su defensa del orden social existente. El electorado prefirió la variante capitalista ganadora, Cambiemos, con la cual Woscoff tuvo varias tratativas para ingresar.


 


El Frente de Izquierda obtuvo para la categoría de diputados nacionales un 6,33% y bajó al 4,5% para intendente y concejal.


 


Es necesario profundizar el trabajo entre las masas explotadas de Bahía: corrientes clasistas en Suteba, ATE, Aduns, municipales y todos los sindicatos, poner en pie al movimiento estudiantil bahiense y garantizar el boleto estudiantil. Por ello, resulta vital el reclutamiento y desarrollo organizativo del Partido Obrero, que se cargó enteramente sobre sus hombros la campaña del Frente de Izquierda.

En esta nota