09/12/1999 | 650

Balance de las elecciones

En las elecciones de centros y de representantes estudiantiles para los Consejos Directivos de la UBA, el triunfo de la Alianza a nivel nacional no le sirvió para aumentar su caudal de votos en la universidad, aunque retrasó la brusca caída registrada en los últimos años por la Franja Morada y la Alianza. La Alianza tuvo un retroceso del 2% en Psicología, del 5% en Derecho, del 4% en Medicina, pero subió el 5% en Ingeniería, el 1% en Sociales y el 4% en Filosofía y Letras.


Que una fuerza que viene de imponerse por amplio margen a nivel nacional no pueda trasladar esa tendencia a la Universidad habla, desde ya, de su retroceso. La Alianza recurrió a fraudes en varias facultades, suspendió las elecciones de Ciencias Económicas, ejecutó una campaña macartista en Sociales contra la izquierda, que tuvo repercusión nacional. Lo que puede parecer novedoso del resultado electoral es que la Alianza ha logrado subir su votación, aunque levemente, en las facultades de Ciencias Sociales y Filosofía y Letras; es decir, en aquellas donde la lucha de mayo pasado contra el recorte tuvo mayor profundidad.


 


La izquierda


Los frentes que se presentaron en las facultades para enfrentar al radicalismo revelaron limitaciones insalvables. En el caso de Ciencias Sociales, el Movimiento de Refundación de Sociales, encabezado por el Mate e integrado por IU y Patria Libre, planteó como programa la disolución del centro del estudiantes y su reemplazo por comisiones de debate. A la hora de enfrentar el fraude de la Alianza, se apartaron de la asamblea y pactaron a su espalda con los radicales (ver Propuesta N*469), llegando a denunciar en la facultad y en los medios de comunicación a los estudiantes que enfrentaron el fraude.


También se filtró la influencia del centroizquierdismo en la izquierda. Sus eslóganes, «Rompiendo amarras…», en el caso de Sociales; o «Juntas al Consejo», en el caso de Filosofía y Letras, como hizo el Frente Amplio (sic) Estudiantil (Mariátegui, Mst, Walsh, Autogestión), en alusión al apoyo de sus integrantes a Tabaré Vásquez. El Mate (socio mayor de IU y PL) propagandizó la consigna «votá lo que puedas, construí lo que quieras», ahorrándose la delimitación con De la Rúa y el Chacho.


 


La UJS


La UJS se presentó en las facultades de Ciencias Sociales, Psicología, Arquitectura y Filosofía y Letras. Obtuvo, como promedio, el 5% de los votos y 3 secretarías. En la facultad donde la UJS había realizado la mejor votación el año pasado, Ciencias Económicas, las elecciones fueron suspendidas luego de dos días de votación. De conjunto, la votación fue similar a la del año pasado.


La campaña de la UJS denunció la política de la Alianza. Planteó la necesidad de un plan de lucha junto a docentes y no-docentes. En la campaña electoral, los candidatos del PO de la Capital recorrieron los cursos propagandizando nuestro programa y llamando a votar por el PO el 24 de octubre. La UJS fue la única organización que defendió en la universidad una política revolucionaria.


La UJS no ‘desconoció’ el «problema de la unidad», la atacó como un obstáculo al desarrollo revolucionario de la juventud. Por eso, no fue convocada a discutir frentes. La limitación de nuestra campaña fue no impulsar con más energía esta lucha contra las variantes capitalistas en la Universidad y aparecer como vocero de la clase obrera. Esta política es la única que puede darle a la ‘unidad’ un contenido positivo.


Frente a la situación de crisis que se vive en la Universidad, llamamos a todas las organizaciones estudiantiles a deliberar y organizar la lucha por la triplicación del presupuesto educativo, el aumento salarial, la gratuidad de los posgrados, la defensa de los títulos y las carreras, y a desarrollar una acción junto a los docentes y no-docentes realizando asambleas comunes y comités de lucha.