25/09/2003 | 818

Bancas obreras contra el vaciamiento

El Movimiento Popular Neuquino (Mpn), que ha gobernado la provincia los últimos 40 años, se encamina a su enésima reelección. Sobre la base de mantener un aceitado aparato de compra de voluntades en todos los niveles y del sometimiento político de todas las fracciones «opositoras». El Mpn cumple, el Mpn entrega.


La mentada política de «alianzas estratégicas» de Jorge Sobisch ha significado para la provincia la entrega de sus riquezas hidroeléctricas, petroleras y gasíferas por los próximos treinta años, es decir hasta su vaciamiento.


«Las estadísticas oficiales destacan que mientras que en el período 1998/2002 la producción total de crudo retrocedió en la Argentina un 9,8%, en Neuquén en el mismo período retrocedió un 23%». «En el primer cuatrimestre del 2003, mermó un 4%; todo indica que la caída todavía no encontró su nuevo piso» (diario Río Negro, 28/6).


Estos datos tienen el agravante de que «la actividad de perforación a marzo del corriente año aumentó un 43% (63 equipos activos) con respecto al mismo mes del año 2002 (44 equipos activos) y un 8,6% con respecto a febrero del 2003 (58 equipos activos)» (ídem).


El Banco Provincia de Neuquén ha sido capitalizado tres veces en las distintas gestiones del actual gobernador, y en cada una de ellas «por más de 50 millones de dólares para cubrir el enorme quebranto producido por los créditos incobrables que han ido a parar a través del Iadep (Instituto Autárquico de Emprendimientos Productivos) al bolsillo de sus amigos empresarios y de una ‘oposición’ complaciente».


A pesar del ingreso de más de 900 millones de pesos por regalías, está paralizada la obra pública y no hay respuesta para el reclamo salarial de docentes estatales, judiciales, etc.


El aumento de la pobreza es sostenido: «Según el Indec, de las 302.000 personas que viven en el conglomerado Neuquén-Plottier, 140.000, el 46%, son pobres. Y unas 70.000, el 23%, indigentes» (Río Negro, 10/8).


Si bien «es cierto que la demanda de mano de obra subió en el petróleo y la fruticultura (…), descendió dramáticamente en la construcción (…). En pocos años, los obreros de la Uocra pasaron del 20% de los trabajadores activos a sólo el 6%» (ídem).


La «oposición» política… denuncia


El socialista Correa y los presidentes de los bloques de la Alianza y la presidenta del bloque del PJ, sostuvieron que «desde la Legislatura le hemos dejado las manos libres al gobernador» y, agregaron, «creemos que Sobisch es un hombre de mucha suerte (…), sabemos que hay un gran ingreso por regalías petroleras, pero no podemos controlarlo y un punto de aumento a veces significa millones de pesos» (Río Negro, 19/8). Lo más lejos que ha llegado la «oposición» fue realizarle una cámara oculta al gobernador en el momento en que intentaba comprar a un diputado de la Ucr.


Todos estos partidos dependen de la continuidad de los negocios del Mpn, todos tienen créditos del Iadep.


Esta dependencia de la «oposición» se vio reflejada, primero, en el abandono del frente electoral «Unión por Neuquén» por parte del intendente radical de la capital, quien derrotara al Mpn con el apoyo del PJ, pero a la hora de confrontar a nivel provincial prefirió acordar números del presupuesto y de la planta política con Sobisch, presentando a su partido con candidatos propios.


Según las encuestas, el gobernador, que se había encolumnado con el menemismo, cayó del 60% en el inicio de su gestión al 27/30% en la actualidad. A pesar de esto, uno a uno cayeron los supuestos candidatos a encabezar un frente antisobischista; llegando al colmo de que a 24 horas de vencerse el plazo para presentar los candidatos en la Justicia Electoral renunció el candidato del PJ, Sergio Galia, convocado por la Justicia a declaración indagatoria por el manejo de Atn y sin apoyo del gobierno nacional.


Nuestra intervención


El Partido Obrero e Izquierda Unida, acordamos listas comunes para las elecciones del 28 de septiembre. El Frente se delimita explícitamente del gobierno de Kirchner y de sus aliados.


Las medidas y el programa acordado por el Frente «PO-IU» son: la ruptura con el FMI, el no pago de la deuda externa; un salario igual al costo de la canasta familiar y un seguro al desocupado de 700 pesos; la nacionalización de los bancos; un aumento general de salarios del 50%; la expropiación de Zanón bajo control de sus trabajadores, y la inmediata implementación de la obra pública para la creación de trabajo genuino. Esto sólo podrá ser sostenido por diputados obreros.

También te puede interesar:

Los gobiernos se culpan unos a otros, pero son todos responsables.
Se amplía la investigación a funcionarios.
Se apuestan en Arroyito por importantes reclamos salariales, de condiciones de empleo y contra el vaciamiento del organismo.
Vamos por un nuevo salto en noviembre contra los candidatos del ajuste y el FMI.
Caminata y acto en el barrio Uriburu con el Polo Obrero y el Partido Obrero.
La izquierda renueva su banca en el Concejo Deliberante y sale reforzada.