25/08/1994 | 426

Banco Provincia:Defender a muerte la Caja jubilatoria

El directorio del Banco Provincia de Buenos Aires ha resuelto no poner un peso más en concepto de “aportes especiales” a la Caja de Jubilaciones del Banco, argumentando que el Estado no puede hacerse del “quebranto” de la Caja y que ésta debe “autofinanciarse”. El objetivo de este golpe es volver a cambiar la ley de creación de la Caja y liquidar el 70% móvil y otras conquistas jubilatorias.


A fines de 1992, Duhalde y todo el arco patronal representado en la Legislatura bonaerense redujeron del 82 al 70% el beneficio, llevaron al 20 % el aporte mensual (9% más que el resto de los trabajadores) y fijaron el retiro a los 60 años, o sea diez años más de los 50 establecidos por la ley de fundación de la Caja.


Con estas modificaciones, se dijo, en aquel entonces, “hay Caja por 30 años más”. Hoy, dos años y medio después, el directorio se despacha con que hay un déficit anual de 38 millones, que hay juicios que amenazan la destrucción del sistema y que se imponen nuevas modificaciones.


 


Es superavitaria


Los trabajadores del Banco Provincia deben oponer sus propias cuentas a las del Directorio:


1. La Caja recibe el 45% del sueldo de cada trabajador (20% de aporte directo, 25% de aporte a cargo de la patronal), quizás el aporte más alto respecto a cualquier Caja en funcionamiento.


2. El aporte es en realidad del 50% porque entre las fuentes de financiamiento de la Caja figura “el importe del primer mes de sueldo del personal a su ingreso al banco” y el aporte proporcional por horas extras.


3. Desde hace dos años y medio los jubilados aportan el 12%, lo que hace que al día de hoy, el aporte sumado del activo y el pasivo a la Caja llegue al 55%.


Compañeros: una cuenta elemental, sólo considerando un nivel de aporte del 50%, revela que con menos de dos años de aporte del trabajador en actividad se cubre un año de jubilación al 82%. En dos meses, con un aporte del 50% del sueldo del trabajador en actividad se garantiza más de un mes de jubilación, con 13 meses de aporte al año (incluyendo el aguinaldo) se garantizan unos 7 meses de jubilación (al 82%). Multiplicado por 30 años tenemos ya 210 meses de jubilación garantizados, es decir 17 años y medio. Pero como en realidad el aporte actual es del 55% por lo que se le saca a los jubilados del Provincia y se exigen 35 años de aportes, considerando estos ingresos el activo ha “pagado” contante y sonante 20 años de jubilación durante su tiempo de trabajo.


Pero atención, todos estos cálculos se hacen ignorando una cuestión clave: el sistema previsional de los trabajadores del Banco Provincia es un régimen de capitalización y reparto. Los aportes del trabajador son una propiedad suya, inalienable y personalizada que mes a mes y año a año deben capitalizar un beneficio. Los aportes hechos  durante 30 ó 35 años deben multiplicarse en función de una tasa de rendimiento —que  el propio informe actuarial del propio Directorio ubica en el 3% anual.


Todo esto, además, ignora una cuestión fundamental:


 


¿Qué pasó con las inversiones y la Sección Seguros?


Por la ley de creación, el financiamiento de la Caja no se basa sólo en los aportes y en su capitalización sino en los “intereses, beneficios o dividendos procedentes de sus inversiones” y en las utilidades provenientes de la Sección Seguros.


¿Que pasó con estos ingresos de la Caja? El resultado de las inversiones no lo conoce nadie, porque el Directorio mantiene sobre este punto un riguroso “silencio de Estado”. La Sección Seguros ha sido literalmente confiscada, en una operación de características delictivas, una Sección que reportaba a la Caja 8 millones de dólares anuales (toda operación se hace con seguro del Banco) fue “vendida” al Banco Provincia en 30 millones de dólares y un 1% de aporte. Simplemente un desfalco.


 


La clave de todo es Orígenes


El “déficit” de la Caja es sólo un pretexto. Lo que quieren Duhalde y el directorio es forzar el traspaso de los trabajadores al régimen de la “jubilación privada” y en partícular a ORIGENES AFJP. Por esto se han lanzado a barrer una por una las conquistas del sistema previsional del Banco y también de la Provincia.


Duhalde quiere remontar el inmenso fracaso de la “jubilación privada” y en especial de ORIGENES AFJP, que no salvó los garbanzos ni para cubrir la propaganda, a pesar de haber apelado a la campaña mas impostora de todas —“Orígenes: lo estatal más lo privado”.


(ORIGENES no incorpora “seguridad” alguna del Estado porque no difiere en nada del resto de las AFJPs y como todas ellas tiene garantía cero, porque responde sólo por el capital aportado que exige la nueva ley —dos “palos”, un poco más del 1,3% de lo que paga la Caja de los bancarios del Provincia a sus jubilados en un año).


El PO llama a tomar conciencia de esta maniobra y a defender a muerte la Caja del Provincia. O la “jubilación privada”, es decir, la imprevisión social, o el 82 %, la lucha contra el desfalco y la defensa de nuestro régimen previsional histórico.


 


Que el gobierno y el Banco pongan la guita que se llevaron de la Caja


Los trabajadores y jubilados del Banco Provincia son absolutamente ajenos al manejo de la Caja. Cuando el directorio habla de “quiebra” de la Caja está denunciando su propia responsabilidad y la del gobierno provincial que lo nombra. La dirección de la Caja está en manos de siete funcionarios, entre los cuales figura el Presidente del Banco, que tiene voto en caso de empate y tres vocales nombrados por el Directorio del Banco Provincia. Es decir quién decide en la Caja es el Directorio del Banco, entre ellos los terratenientes y empresarios puestos por Duhalde y generosamente endeudados con el Banco.Es este Directorio (y los anteriores, desde la dictadura hasta ahora) quienes deberían responder por la supuesta quiebra de una Caja inmensamente superavitaria, mas precisamente por la política deliberada de vaciamiento para meternos en el curro de la “jubilación privada”. Una investigación rigurosa debería sacar a luz el pago en negro de haberes (sin los aportes respectivos a la Caja), el desconocimiento de categorías, la reducción sistemática del plantel de trabajadores a través de los “retiros voluntarios”, la no cobertura de vacantes, los créditos subsidiados y aún la “metida de mano” lisa y llana en nuestros fondos jubilatorios.


El PARTIDO OBRERO llama a impedir, por medio de la huelga y la ocupación del Banco, la liquidación de la Caja del Banco Provincia. Que el gobierno y el Banco pongan la guita que han robado durante años hasta fundir la Caja. Que la Caja esté bajo control directo de los trabajadores y jubilados. No a los pagos en negro, que se reconozcan las categorías, por la defensa a muerte del 82% móvil, que es un derecho adquirido, por la reposición de la Sección Seguros. Llamamos a organizar asambleas y un inmediato congreso abierto de delegados del Banco de toda la Provincia para resolver la lucha hasta quebrar el intento de liquidar nuestro futuro.

También te puede interesar:

El gobierno desembolsará U$S1.800 millones la semana que viene para el pago de la deuda.
A pesar del repudio expresado en las urnas, la burocracia sindical respaldó al presidente.
El texto presentado anuncia la profundización del ajuste.
Concentración y acto frente a Comodoro Py, el lunes 20/9 a las 13:00.