20/08/2015 | 1377

Barrio La Palangana en La Matanza: Laferrere, un espejo de la provincia

Candidato a Intendente


El barrio conocido como La Palangana tiene ese elocuente nombre debido a las incontables inundaciones que se producen. Una barriada obrera construida por trabajadores que fueron expulsados de otros lugares por la especulación inmobiliaria, encerrado entre la Ruta 21 y el arroyo Don Mario, en las inmediaciones de su desembocadura en el río Matanza. Sin embargo, las inundaciones no son la consecuencia de los cambios climáticos ni de las características del terreno, ya que, donde llegó el zanjeo y el nivelado de calles, el agua escurre.


En una recorrida que realizamos los candidatos del Frente de Izquierda, los vecinos denunciaron que la falta de obra reporta un beneficio doble al punterismo matancero. Por un lado, el desvío de recursos que debieran ir a la obra pública y, por otro, el uso discrecional de la «ayuda» del municipio para establecer, por parte de los punteros, un sistema de sometimiento a los vecinos. Allí, como en el barrio La Loma, no se vieron ninguno de los 1.500 millones de pesos anunciados por Espinoza del Plan Hídrico Maestro de La Matanza, ni de los 300 millones de pesos destinados a las obras en el Arroyo Dupuy, cuyos vecinos se inundaron 24 veces en el plazo de un año. Mucho menos se vieron algunos de los 16.300 millones del Plan Hídrico Nacional financiado por la Anses.


Para salir de la crisis hídrica se necesita un plan de obras púbicas bajo el control de los trabajadores. Para los barrios La Loma y La Palangana de Laferrere, crear cuadrillas con trabajadores desocupados del barrio e integrarlos a la planta permanente del municipio, la apertura de los libros del Estado para conocer el destino de los fondos de los planes hídricos y un plan de saneamiento y urbanización bajo el control de los trabajadores -financiado por un impuesto a las grandes fortunas, en especial a la especulación inmobiliaria y el capital agrario.


En lo inmediato se está convocando a una asamblea para reclamar el municipio el zanjeo y el nivelado de las calles, para facilitar el escurrimiento de las aguas. y la construcción de un reservorio y sumideros para contrarrestar el aumento de las lluvias.

También te puede interesar: