21/07/2020

Catamarca: el paquete de ajuste del gobernador Jalil

El gobernador catamarqueño, Raúl Jalil (PJ), tiene el objetivo firme de avanzar con una reforma precarizadora y de mayores prerrogativas para el Ejecutivo provincial con una fuerte política de ajuste. Bajo el mote de “Reforma del Estado”, el gobernador busca asestarles un golpe decisivo a los trabajadores estatales.

El proyecto tuvo que ser reformado por la presión que generó la movilización de trabajadores estatales. Pero desde hace dos semanas la «Reforma del Estado» ha vuelto a labor parlamentaria con modificaciones cosméticas. El proyecto está listo para tener media sanción en diputados, ya que el oficialismo cuenta con una mayoría absoluta.

Podemos destacar de la ley la pretensión de elevar de los seis meses, que estipula el Estatuto de Empleado Público, a dos años para que un trabajador pase a planta permanente, sumado a que en el artículo 21 se plantea la suspensión de los ingresos al Estado dúrate tres años: serán cinco años de gracia para el pase a plata de los trabajadores precarizados. Lo que la letra de la ley omite es qué sucederá con los miles de trabajadores precarizados por medio de becas o contratos basura que hoy tienen más de dos años en esta situación.

Por otro lado, el proyecto establece una jubilación anticipada «voluntaria», con la clara intención de pasar a jubilar a los trabajadores con montos de miseria.

Se mantiene la movilidad laboral, dejando la puerta abierta para que los trabajadores sean trasladados y perseguidos a voluntad del ejecutivo.

La zanahoria para los gremios

Esta ley ha abierto una resistencia en varios flancos, uno de ellos fue en una parte de la burocracia sindical, que ha salido a marchar y se ha pronunciado abiertamente contra la reforma. Después de una larga negociación, existiría un acuerdo entre los gremios y el gobierno. El artículo 12 expresa la construcción de una «Comisión Especial de Fiscalización y Seguimiento de la Reforma del Estado” donde estaría contemplada la participación de los gremios. Esta participación dentro de la discusión fue el pedido más enérgico de los secretarios generales. La burocracia pacta para hacer pasar la reforma a cambio de las migajas que le tire el gobierno por debajo de la mesa.

Superpoderes para el Ejecutivo

En el artículo 4 se otorga el poder al Ejecutivo para realizar todas las contrataciones del Estado. En el Art 5 se establece un “régimen único de ingreso al Estado Provincial en sus tres Poderes». Desde el gobierno provincial se manejará la caja para el Legislativo y el Judicial, lo que obligará a estos a entablar relaciones mucho más “cercanas” con el poder político de turno.

El proyecto también coarta las libertades de la tropa oficialista y la oposición. En su artículo 11 “se prohíben las adscripciones, afectaciones, comisión de servicios” lo que suprime una herramienta muy usada por los aparatos políticos para sostener su personal, al igual que los gremios. Esta es una forma de poner en «orden la casa».

Jalil quiere construir su aparato a su medida y la crisis sanitaria le sirve de cobertura para llevar adelante este proyecto.

Un buen alumno

La ley de «Reforma del Estado» y las demás reformas tiene como fin último un ajuste dentro del Estado, tal como lo exige el gobierno de Fernández y los acuerdos con los acreedores internacionales.

Si enumeramos las otras medidas, como el proyecto de «Reforma del Estatuto Docente»; las anteriores como la ley de regalías mineras y la coparticipación municipal; las leyes aprobadas recientemente que elevan la cantidad de miembros de la Corte; la creación de un nuevo organismo de fiscalización de las empresas y contrataciones del Estado; la nueva reforma de la constitución; todo viene con la misma orientación.

Maniobras en medio de la crisis

En medio de esta crisis, donde más del 40% de los trabajadores de la provincia están en negro; los porcentajes de pobreza crecen a más del 50%, como crecen la cantidad de personas que comen en comedores; la situación de los empleados de comercio, que en su mayoría han percibido solo parte de sus salarios durante la cuarentena; la realidad de todos los asalariados es desesperante. La no apertura de paritarias generó un agravamiento de la miseria salarial.

La situación sanitaria se complica con los primeros casos de Covid, mientras el gobierno apresura cuarentenas menos estrictas generando la posibilidad de nuevos brotes.

En medio de todo esto, la Legislatura y todo el arco político del gobierno tienen un objetivo ajeno a los reclamos populares.  Tenemos que levantar un planteo propio, para vencer todas las reformas antiobreras con el apoyo a las luchas en curso. Paremos estas reformas contra los trabajadores y derrotemos la ofensiva de este gobierno de ajuste.

También te puede interesar:

Gran jornada de lucha junto al Plenario del Sindicalismo Combativo.
La policía nuevamente contra les más vulnerables.
La opulencia solo está en Puerto Madero, mientras se descarga el ajuste sobre los trabajadores de la Ciudad.
En 1990 desató una ola de movilizaciones en todo el país en repudio a la complicidad política, judicial y mediática con los responsables.
A 30 años del femicidio de María Soledad Morales.