27/03/1997 | 532

Catamarca: Frepaso, una alternativa reaccionaria contra los trabajadores

Por D.B.

El viernes 21, con la presencia del Chacho Alvarez y Estévez Boero, hizo su lanzamiento el Frepaso. Allí fue presentada la primera candidata a diputada provincial, Juana Vaccaroni de Soria. El Chacho la llenó de halagos, pero no pudo señalar de ella ninguna trayectoria de compromiso con la lucha de los trabajadores y el pueblo, salvo la de ser la primera abogada catamarqueña y ex integrante de la Corte Provincial. En segundo lugar, presentó a Cecilia Porta de Salas, primera candidata a concejal por la Capital, destacándola como alguien que intervino en las Marchas del Silencio. El Chacho ‘olvidó’ que la Porta de Salas integraba el Movimiento de Mujeres Catamarqueñas que, junto a otros sectores que hoy integran el gobierno provincial y el Frepaso, se montaron en las Marchas para reclamar la intervención menemista de la provincia. El Movimiento de Mujeres Catamarqueñas desapareció de escena cuando las Marchas se disolvieron, y reapareció (sin suerte) intentando poner bajo control el proceso de movilización que terminó tumbando al tribunal presidido por Iramain Ortiz.


Durante el acto de lanzamiento, que en realidad fue una caminata por la peatonal, el Chacho se esforzó por presentar al Frepaso como una “alternativa ética” distinta a la del PJ y el Frente Cívico, ignorando que el día anterior, gracias a los votos del Frepaso en la legislatura, el Frente Cívico lograba aprobar el presupuesto 97, donde está contenida toda la política de mayor ‘ajuste’, o sea, de mayores ataques a los empleados públicos, a los municipios, a la educación y a la salud pública.


El mismo día del lanzamiento, se producía la primera crisis en el Frepaso, al conocerse la decisión de Bordón de intervenir a País, una de las fuerzas integrantes de la confederación del Frepaso en Catamarca, para sumarla al Frente Cívico.


La irrupción del Frepaso fuera del Frente Cívico sólo responde, como dijo el Chacho, al propósito de instalar la coalición “cavallana”, que es hoy el Frepaso, en todo el país. En el plano de la política provincial, su preocupación es, además, impedir la emergencia de una fuerza política independiente, que sea una alternativa a la política antiobrera y entreguista representada por el Frente Cívico y el saadismo.

En esta nota