07/07/2007 | 899

Catamarca: la lucha de la salud continúa

dirigente de Autoconvocados
El 1º de mayo, el gobernador Brizuela anunció aumentos salariales que, lejos de calmar los ánimos, han radicalizado y generalizado los reclamos, pues lo más significativo de sus anuncios fue un aumento a las categorías más altas de la administración pública y funcionarios, mientras que para el grueso de los estatales provinciales el aumento no supera los 60 pesos y no corresponde al básico.

 

 

El cronograma de los autoconvocados de la salud, que van por un básico de 750 pesos, fue el siguiente: el martes 3 fuimos al paro, y hubo cortes de calles frente a los dos hospitales más importantes (San Juan Bautista y de Niños). El 4 continuó el paro con movilización a Casa de Gobierno. Los reclamos se hicieron escuchar: exigían la renuncia del ministro de Economía, Greco; se repudió al gobierno del Frente Cívico por el hundimiento de la salud pública y de las condiciones de los trabajadores de la salud; se denunciaron los planes del Banco Mundial, que apuesta al desguace del sistema de salud de la provincia, y se hizo un llamado a todos los trabajadores estatales a la unidad en la lucha por el salario, para armar un gran movimiento de trabajadores autoconvocados que pase por arriba de las burocracias sindicales traidoras y de los partidos patronales. La fortaleza de los trabajadores se puso a prueba ante las amenazas de despido; la asamblea votó que no se permitirá aprietes ni amenazas, que si se toca a un trabajador se agudizarán las medidas. Se votó un paro y movilización para el viernes 13, del cual podrían participar delegaciones de hospitales y postas del interior; de no obtener una respuesta, se iría a un paro de tres días, hasta llegar a un paro por tiempo indeterminado. Al momento de escribir esta nota el ministro de Salud, Arturo Aguirre, presionado por la lucha tenaz de los trabajadores y los problemas con la camarilla castillista, habría presentado su renuncia. Echan lastre.

 

 

En esta nota

También te puede interesar:

El fracaso del gobierno en contener los precios.
Acumula ya un 41,8% en el año, frente a un promedio de aumento salarial del 33% hasta septiembre.
El fracaso de los créditos al consumo y la inviabilidad de una deuda privada sideral.