25/07/2021
Elecciones 2021

Cierre de listas en Jujuy

El FIT-U como única alternativa a los que hunden el país y la provincia.

El cierre de listas para diputados nacionales en Jujuy es mucho más claro que el de las elecciones provinciales del 27 de junio donde la atomización de los bloques patronales resultó grotesca. La diferencia entre una y otra parte de la intromisión de la Casa Rosada y el palacio de gobierno jujeño en el armado de las nóminas. De los tres frentes que se presentaron estará el Frente de izquierda – Unidad que buscará ratificar la gran elección provincial consolidándose como la única fuerza opositora al régimen de Gerardo Morales y el PJ desde el campo de los trabajadores.

La lista Unidad de la Izquierda representa a nivel nacional a los partidos fundadores del FIT (Partido Obrero, PTS e IS), mientras que el MST ha decidido presentar su propia lista para las Paso. Alejandro Vilca, Natalia Morales, Gaston Remy por el PTS y Ana Díaz por el Partido Obrero serán los candidatos.

Las otras dos listas serán los oficialismos provincial y nacional. Cambia Jujuy de Gerardo Morales lleva en primer lugar a su ministro de Salud, Gustavo Bohuid, seguido por la ministra de Desarrollo Humano, Natalia Sarapura, y en tercer lugar a Gaspar Santillán que responde a su vicegobernador massista, Haquim.

Por otra parte el Frente de Todos–PJ, después de la paupérrima actuación en las provinciales (disgregado en seis listas y habiendo quedado segundo con apenas 13%) fue intervenido por el Ejecutivo nacional preocupado por el armado futuro del Congreso Nacional. El empresario Rubén Rivarola, presidente del PJ provincial y socio de Morales, viajó a Buenos Aires semanas atrás para reunirse con Wado de Pedro y buscar la unificación del peronismo local. De esta manera el oficialismo nacional competirá en Jujuy con una sola lista encabezada por Leila Chaher de La Cámpora –una organización sin peso en la provincia– mostrando la mano cristinista en la decisión. En el segundo lugar de la lista irá Rodolfo Tecchi, el rector de la UNju, un privatista de la educación.

Las listas de Morales y el Frente de Todos son las listas del ajuste, literalmente hablando. Sus gobiernos, con el libreto del FMI bajo la manga, están hundiendo a los trabajadores en la miseria con salarios y jubilaciones mínimas por debajo de la canasta básica alimentaria (línea de indigencia), paritarias acordadas con la burocracia sindical por debajo de la inflación, recorte del gasto público en salud en medio de una pandemia, vaciamiento de la educación pública y tijeretazo en el gasto social a través de la eliminación del IFE, congelamiento de los programas sociales y hasta en la mercadería destinada a los comedores populares.

Este paquete de ajuste brutal al pueblo trabajador se apoya en un derrumbe económico y social mucho más profundo con la mitad del país bajo la línea de pobreza, un 40% de trabajo informal, los recursos naturales saqueados por pulpos imperialistas, fuga de capitales superior a un PBI y una inflación incontrolable. Peronistas, radicales y macristas son los responsables de este derrumbe.

Las listas de Cambia Jujuy y el Frente de Todos son la representación política de este régimen de hambre y será tarea del Frente de Izquierda – Unidad separar a los trabajadores de sus verdugos en el campo electoral.

Enfrentemos el ajuste con la izquierda

Con este panorama las posibilidades del Frente de Izquierda – Unidad son muy importantes, no solo en cuanto a los resultados electorales sino para fortalecer una construcción política obrera y socialista entre los explotados de la provincia y el país.

El Partido Obrero desarrollará su campaña con ese objetivo: apoyando y ofreciendo un programa a las luchas de los trabajadores que ya están en curso y a las que vendrán. Una campaña por la movilización política de los trabajadores en defensa de sus reivindicaciones.

Así será este martes cuando el Polo Obrero movilice al Ministerio de Infraestructura, servicios públicos, tierra y vivienda acompañando la lucha de 17 familias desalojadas del barrio 147 hectáreas de Alto Comedero. A su vez presentaremos ante el gobierno un programa para la crisis habitacional que sufre la provincia, partiendo del reclamo de la creación de un banco de tierras para vivienda sociales,  la urbanización real de los barrios con redes de cloacas, agua potable y servicios de gas y energía y un plan de viviendas para mujeres que atraviesan violencia de género.  La candidatura de Ana Díaz, referente del Polo Obrero, cumple un rol clave, ya que es organizadora de los vecinos autoconvocados de Alto Comedero en la lucha por vivienda y urbanización de la localidad.

En el mismo sentido desarrollaremos un programa para la juventud que defiende su derecho a estudiar exigiendo conectividad, hacia las mujeres que enfrentan el hambre y los femicidios amparado por el Estado, frente a la tercerización laboral y el reclamo de pase a planta permanente, en la lucha por trabajo genuino y la universalización de un seguro al desocupado. Y por supuesto un programa integral de salida a la crisis que parta de la ruptura con el FMI y una reorganización social dirigida por los trabajadores a través de la nacionalización de la banca, el comercio exterior y los recursos estratégicos poniendo la riqueza nacional al servicio de las necesidades populares y el desarrollo del país.

Con este programa salimos a pelear por el voto a la Unidad de la Izquierda en el FIT-U en las Paso de septiembre y las generales de noviembre.

También te puede interesar:

El avance del Frente de Izquierda. Escribe Néstor Pitrola.
Redoblemos esfuerzos de cara a las elecciones generales para concluir una gran votación.
Por un Congreso Piquetero Nacional que elabore un programa político, un plan de lucha y que una los sectores explotados contra el ajuste.
La actualidad de nuestro planteo, luego de las Paso.
El Polo Obrero fue clave para la recomposición electoral.