26/09/2001 | 723

Con los Duhalde y los Alfonsín crece la desocupación

El mayor desempleo de todo el país, con una tasa del 22,9%, está en el Gran Buenos Aires, en el área formada por los partidos de Florencio Varela, Esteban Echeverría, Merlo, Moreno, General Sarmiento, San Fernando, Tigre y una parte de La Matanza. En esa área, donde viven cuatro millones de personas, la tasa de desempleo es casi un 50% superior a la de los restantes partidos del Gran Buenos Aires.


El subempleo, es decir los que viven de changas ocasionales, alcanza el 17,5% de la población activa, lo que significa que el 40,4 de la población de estos distritos tiene problemas de empleo. En realidad, la desocupación es mucho mayor porque el Indec considera como «ocupados plenos» a los que cobran un ‘plan Trabajar’.


De los que trabajan, el 43,2% lo hace «en negro», sin cobertura médica o jubilatoria y con salarios inferiores a los de los trabajadores con empleo estable. Así, en esta vasta área, que coincide con lo que se conoce como el «tercer cinturón del conurbano», el 66% de la población activa está desempleado, subocupado o con un empleo precario. ¡Casi siete de cada diez trabajadores!


Esta es la razón por la cual el 50% de las familias de esta región se encuentra en situación de pobreza, es decir que no tienen ingresos suficientes para procurarse una canasta ultramínima (calculada por el Indec en 470 pesos para un matrimonio con dos hijos). Como en los hogares pobres el número de niños es proporcionalmente mayor, el 60% de los menores de 14 años viven en la pobreza… en el corazón de la provincia más rica y con mayores recursos del país. En el 36% de los hogares de esta región viven 5 o más personas en condiciones de hacinamiento.


El régimen político que no ha sabido encontrar una solución a la situación desesperante de millones de trabajadores, sí ha encontrado los recursos para estatizar la deuda de los grandes capitalistas deudores del Banco Provincia, como los Soldati o los Gualtieri, por valor de más de 1.000 millones de dólares. En lugar de ejecutar a los deudores capitalistas para poner en marcha planes de vivienda populares -que den al mismo tiempo una salida al desempleo y al hacinamiento habitacional- Ruckauf y sus socios de la Alianza en la Legislatura salvan a los capitalistas y condenan al pueblo a la miseria y a la deseperación.


Este régimen de Ruckauf y la Alianza, para el cual un capitalista vale más que millones de desocupados, debe ser expulsado del poder.

También te puede interesar:

La pérdida de poder adquisitivo en números según un estudio realizado en Córdoba.
Pérsico y Grabois critican la medida pero no sacan los pies del plato de la política fondomonetarista en curso.
Panorama político de la semana.
Tan solo regula el precio de 28 productos en 60 ferias ubicadas en el Gran Buenos Aires y el Gran Rosario.
En medio de una campaña electoralista, publicitan programas de hambre y pobreza.