28/09/2000 | 682

Con los trabajadores de Radio Ciudad

La nueva conducción de Radio Ciudad anunció el cese de todos los programas en «vivo» actualmente en el aire en sus dos frecuencias, AM Ciudad y FM Ciudad, a partir del 1º de octubre. En el caso de FM Ciudad, su actual modalidad –programas periodísticos y de interés general con musicalización «tanguera»– será reemplazada por una programación «enlatada». Es decir, música continuada sin periodistas ni locutores, con excepción de los noticieros. La medida conduce, naturalmente, a la cesantía de decenas de trabajadores de la Radio actualmente involucrados en la emisión y producción de los programas. Pero se trata también de un ataque a la libertad de expresión, en la medida en que varios de los actuales programas en vivo constituyen tribunas de expresiones populares independientes, tanto en el plano social y político como en el cultural (difusión de artistas que no cuentan con el «sponsoreo» de los grandes monopolios discográficos).


El pasado viernes 23, Jorge Altamira visitó Radio Ciudad invitado por uno de los programas que se encuentran amenazados –Café, Bar, Billares–, conducido por el periodista Ricardo Horvath. Por el micrófono de FM Ciudad, Altamira expresó el apoyo activo del Partido Obrero hacia todos los trabajadores de Radio Ciudad, destacando que, junto con la amenaza de cesantías, la transformación de las radios municipales en radios de música enlatada constituía un acto de degradación cultural. «El oyente –destacó Altamira– reclama que del otro lado exista un profesional con opiniones y formación cultural, capaz de explicar los contenidos musicales que se están difundiendo». Con campañas de firmas y «radios abiertas», la acción de los trabajadores de Radio Ciudad continúa firme.

En esta nota