23/03/1993 | 385

Córdoba: A quien le importa la “jubilación privada”

Existen quienes no logran explicarse el sabotaje a la movilización del jueves 11 contra la “reforma previsional” en Córdoba, por parte del radicalismo, del centroizquierda y de la burocracia del CTA.


Pero las razones son más que evidentes.


Angeloz está a fondo con la “privatización” jubilatoria; lo porclaman a toda voz sus asesores, Murphy, Vincens y otros. Esta gente le reprocha a Cavallo que el proyecto otorga la garantía de una prestación complementaria a cargo del Estado. El propio Angeloz quiere convertir al Banco de la provincia en una AFJP, lo cual haría más atractiva su privatización. El centroizquierda va a la rastra de Angeloz, al que califica como un “opositor al menemismo”.


El CTA, que en Córdoba dirige importantes gremios estatales (Obras Sanitarias, docentes, Luz y Fuerza, Foetra), está también metido en el curro de la “privatización”. Luis Bazán, de Obras Sanitarias, reclama la “participación de los trabajdores”, en su caso, en la “privatización” de la empresa provincial; la dirección “frentesurista” de Foetra puja por ingresar en el negocio de la “propiedad participada”.


En resumen, Angeloz, Alfonsín y sus “amigos” están tratando de ganar tiempo para explotar en beneficio propio lo que luego no vacilarán en llamar una nueva “victoria neoliberal”  contra los trabajadores.


A pesar que la mayor parte de los manifestantes concurrió con los partidos de izquierda, las ilusiones del Mst en la “Comisión” y el “escepticismo” del Mas impidieron que la izquierda, actuando como un bloque independiente, le diera una perspectiva de lucha y de oposición al régimien político a la movilización.


El PO de Córdoba concurrió a la manifestación con el reclamo de un paro activo, consigna que fue coreada por los manifestantes.