26/04/2021

Córdoba: denuncian coimas a policías para realizar fiestas clandestinas

Las fuerzas de seguridad “están arregladas”, afirmó un organizador de eventos.

Un organizador de fiestas clandestinas en la provincia de Córdoba, Gabriel Guzmán, en una entrevista concedida a la Voz del Interior, manifestó que arregla a las fuerzas de seguridad con dinero para desarrollar sus fiestas:  “Usualmente los policías que me reciben dinero son amigos que conozco y justo les toca hacer guardia. En dos ocasiones me tocó pagar a extraños”.

El testimonio reveló un secreto a voces, es el propio aparato represivo el que favorecería el desarrollo de estos eventos “no autorizados”.  Es que hay fiestas clandestinas que se organizan en Córdoba que por su logística y capacidad de concurrentes dan cuenta que no pueden llevarse a acabo sin que el Estado haga la vista gorda.

Conocida la noticia, desde el Ministerio de Seguridad, dirigido por Alfonso Mosquera, se interpuso una denuncia penal, para que se investigue la posible comisión del delito de cohecho por parte de personal policial. En la causa, no hubo todavía ningún avance, aun cuando se conoce al menos una de las partes involucradas en el delito.

Además, cabe recordar que hay denuncias de fiestas por fuera de lo permitido, como la que se realizó en el club hípico ubicado en el Country Las Delicias. En este caso trascendió que estaban presentes el vicegobernador, Manuel Calvo, y el exintendente Ramón Mestre, en un evento que fue denunciado al COE (Comité Operativo de Emergencia), pero que no fue cancelado.

Tras la pandemia, el negocio de los eventos nocturnos se redefinió: se estima que se realizan entre 100 y 200 eventos por fin de semana en Córdoba, lo que genera una recaudación mensual de 30 millones y tiene a la policía como un eslabón de toda una cadena.

Se sabe que la policía tenía una caja de recaudación con los negocios de la noche, de acuerdo a esta denuncia, tal es así que a cambio de prebendas monetarias los organizadores de las fiestas establecen que consiguen “permisos” para que las fiestas no se corten a las 3 de la mañana.

Mientras quienes gobiernan argumentan que la circulación por ir a la escuela o trasladarse a trabajos no contagia, y ponen el acento en realizar restricciones nocturnas, lo cierto es que incluso la policía estaría involucrada en coimas para que se realicen las fiestas clandestinas.

Otro escándalo de las fuerzas de (in)seguridad, que hostigan y reprimieron a pibxs de las barriadas populares.