Políticas

2/7/2022

Córdoba: la Canasta Básica Alimentaria subió más del 3.000% en una década

Cada vez más difícil llegar a la canasta

En Córdoba la suba de los precios sobre los productos abarcados en la Canasta Básica Alimentaria fue de un 3.000% en diez años, de acuerdo con el Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba. La medición sobre el valor de estos artículos, particularmente los alimentos, es entre mayo 2012 y mayo 2022. Una enorme depreciación del poder adquisitivo de salarios y jubilaciones.

Vale remarcar que los precios de los alimentos esenciales siguen estando por encima de los aumentos del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) y de las jubilaciones. La caída está dada en función de la inflación, que es la vía por excelencia para depreciar los salarios y  los ingresos populares, a la vez que es una fuente de recaudación para quienes gobiernan a través de impuestos al consumo como el IVA y una transferencia de recursos a los capitalistas.

Siguiendo al mencionado estudio del Centro de Almaceneros “los 17 alimentos evaluados (principales componentes de la Canasta Básica Alimentaria), sufrieron durante los últimos 10 años un incremento promedio de 3.133% como resultado del ritmo inflacionario argentino”. Esto golpea por partida doble a las capas de trabajadores más empobrecidas, que destinan prácticamente la totalidad de sus recursos en estos productos indispensables.

“En cuanto a la evolución de los otros elementos objetos del presente estudio, Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) y Jubilación Mínima, que se analizaron bajo los mismos criterios establecidos, se observa una abrupta caída, toda vez que se valoriza su evolución en pesos respecto al dólar estadounidense” según observó Cadena 3.

En este cuadro el gobierno de Juan Schiaretti y Martín Llaryora junto a las patronales pretenden imponer paritarias por debajo del incremento de la inflación, lo que repercute todavía más en el poder adquisitivo del pueblo trabajador. Es por eso que la provincia tiene salarios más bajos que CABA y Rosario. Lo que deriva, lógicamente, en el crecimiento de la pobreza por encima del promedio nacional.

Hay en curso una transferencia de recursos de las y los trabajadores hacia los capitalistas y el Estado. Tenemos por lo tanto un proceso de confiscación del bolsillo popular que es necesario revertir. Por ello venimos impulsando la campaña por un gran paro nacional por trabajo genuino, por el aumento del salario mínimo igual al costo de la canasta familiar y por tantas otras demandas que ponemos sobre la mesa para sacar a la clase obrera de la pobreza y de la indigencia.

En el centro de la escena de esta ofensiva que ya no se aguanta más se encuentra la búsqueda de cumplir con las metas del pacto con el FMI. Por eso es que en Córdoba crece la recaudación, pero Schiaretti y Llaryora congelan los salarios. En esta perspectiva de derrotar el ajuste y tirar abajo el pacto, el Frente de Izquierda – Unidad convoca a movilizar el próximo 9 de julio, planteando la anulación del pacto con el FMI y por conquistar todos los reclamos pendientes.