15/08/1996 | 506

Cordobazo

El 8 hubo un paro total y absoluto, con una movilización central en Córdoba capital, de la que participaron 8.000 trabajadores y movilizaciones en el interior (700 en Villa María —inédito— y 100 en Río Cuarto). De la movilización participaron todos los gremios, los sectores de las villas (UOBS), la Coordinadora de Desempleados, Comerciantes Fundidos, etc.



Se derrotaron todas las maniobras del gobierno provincial por frustrar la movilización (campaña de prensa, operativo policial, lock out patronal, asueto gubernamental, bloqueo de rutas, etc.).


Se abre una nueva etapa


Los antecedentes de este parazo: la lucha en Ciadea contra los despidos, el pronunciamiento electoral masivo contra el convenio Fiat-Smata en las principales fábricas del gremio, los cortes de ruta de los despedidos de Pritty, la lucha de los empleados públicos contra el quite de los adicionales (donde el gobierno debió recular), la movilización de las villas a los supermercados, la organización de los desocupados, el “ensayo” de movilización del jueves 1.


Las razones son poderosas. Córdoba es el epicentro de un ataque al conjunto de los trabajadores (públicos y privados) para imponer los recortes salariales, la liquidación de los convenios y las conquistas laborales y las cesantías masivas. Gobierno y patronales metieron a todos los trabajadores en un mismo barco y reciben ahora una respuesta única.


La coparticipación provincial es un calco de la nacional y Mestre está sometiendo al interior provincial a situaciones catastróficas, sobre todo el Norte.


Ponerle fecha al paro de 36 horas


En la concentración Miguel Díaz (UTA-CGT) comprometió al conjunto de las organizaciones sindicales a “continuar la lucha”. Pihén del Sindicato de Empleados Públicos, en nombre del MOAS, donde actúan el SMATA y la UOM, anunció que todas las centrales habían acordado como mandato para el confederal de la CGT la propuesta de un nuevo paro nacional con movilización hacia Buenos Aires.


Pero ninguno de los oradores planteó un programa de reivindicaciones y un plan de acción para Córdoba, cuando las patronales están empeñadas en aplicar el convenio FIAT, el gobierno se propone arrasar con los estatutos y convenios de los estatales, los secundarios y las técnicas están siendo desmantelados, la ‘emergencia’ (que rebaja los salarios) sigue en pie y no hay subsidio para los desocupados.


Es necesario continuar la gran movilización del 8 en Córdoba con un paro de 36 horas. Reclamemos al CTA, el MOAS y la CGT a que convoquen a un plenario abierto de delegados y activistas para ponerle fecha al paro de 36 horas y levantar un programa de reivindicaciones: derogación de la ‘emergencia’: subsidio de 500 pesos para los desempleados: defensa del estatuto del docente, de los secundarios y de las técnicas, paritarias —paritaria única para todos los estatales, paritarias en las plantas automotrices, con delegados electos. 

También te puede interesar:

Un programa de los trabajadores para enfrentar la pandemia y el pacto con el FMI
Importantes conflictos muestran el descontentos de las bases y los cuestionamientos a la burocracia sindical.
Abramos el debate en todos los sectores para rechazar este acuerdo inconsulto.
El secretario general de ATE provincia de Buenos Aires formará parte de las listas del Frente de Todos.
Se realizó una nueva marcha para que Lucio regrese con su madre, tras encontrarse bajo la tutela del padre, denunciado por abuso.