30/03/2006 | 939

Cortocircuito de una tregua mentirosa


El fraude de la ‘tregua’ de noventa días que habían pactado Kirchner con Tabaré Vázquez quedó al desnudo en menos tiempo de lo que se podía prever. El argentino se dio cuenta, al final, de que el documento que debía consagrar la impasse era tan genérico y abstracto, que equivalía a un encubrimiento de las pasteras, que los asambleístas entrerrianos de ningún modo iban a aceptar (La Nación, 29/3). Por otro lado, la pretensión, que la información le atribuye al gobierno argentino, de que el texto que se suscribiría determinase “qué se hará con los residuos sólidos, los líquidos, qué inversiones hay que hacer ”equivalía un derecho de veto sobre un emprendimiento capitalista, que ni las patronales ni el gobierno uruguayo estaban dispuestos a aceptar. Este empantanamiento es una prueba de que la ‘tregua’ fue un arreglo improvisado para desmantelar los cortes de ruta en la frontera. Lo notable de esta crisis es que Página/12 había anunciado que “la mesa está servida” y La Nación, con mayor claridad, había informado que “lo positivo es que Kirchner reconoce tres puntos que quedarán expuestos en el documento final: primero, que las plantas se van a construir en Uruguay; segundo, que seguirán en Fray Bentos, y tercero, que se harán con la tecnología anunciada” (28/3). El ‘cortocircuito’que refleja la postergación de la reunión no puede ser entonces mayor.


 


Bien mirada, sin embargo, esta crisis estaba anticipada con bastante certeza. La empresa Botnia había advertido que solamente suspendía… “los trabajos de instalación de la planta de celulosa”. Al día siguiente, los diarios informaron que “las tareas continuaron (…) ya que la orden de parar no alcanza a la construcción civil sino a la instalación de las maquinarias” (Ambito, 28/3). En el caso de Ence, “no tiene nada que anunciar porque no las ha comenzado (las obras), y recién está en la etapa inicial de remoción del terreno” (ídem). Es claro, entonces, que las dos papeleras no “plantarán” máquinas, pero continuarán la obra civil durante la “tregua”.


 


La raíz de la crisis no es la mala fe de los capitalistas y de sus gobiernos, que no serían tales si no ejercieran sistemáticamente la mala fe. La raíz se encuentra en la conciencia política de los asambleístas entrerrianos, que no se han desmovilizado, como lo ha demostrado el apagón y el cacerolazo del martes 28 en Colón y Gualeguaychú.

También te puede interesar:

Convocamos a una instancia de debate, organización y lucha ¡Súmate!
Lxs vecinxs reclaman información y advierten que de realizarse se multiplicarían los residuos en la ciudad.
Será el próximo 7 de julio a las 18 :00 por Meet.
“Todavía no terminan de digerir que logramos restituir nuestra ley guardiana del agua", señaló.