25/11/2020 | 1610

Crisis nacional del transporte: se viene un boletazo en todo el país y más flexibilización laboral

Tras la resolución ministerial a nivel nacional.

La crisis del transporte en las provincias se agrava y los gobiernos se preparan con diversas disposiciones administrativas a descargar sus consecuencias onerosas sobre las masas trabajadoras. Con la nueva resolución del Ministerio de Transporte de Nación (276/2020) se establece el recorte en el monto de los subsidios y el fin de la prohibición a aumentar el precio de los pasajes en el interior del país.

Con la luz verde del gobierno del Frente de Todos vamos a un boletazo nacional de la mano de los gobiernos provinciales y municipales, sin que esto vaya a garantizar la normalidad en el cobro de los salarios, que ha motivado a lo largo del año numerosos paros de las y los trabajadores del transporte en Rosario, Santa Fe, Córdoba, Tucumán, Chaco, Corrientes, entre otros lugares, con el caso extremo de Rosario, donde se contabilizan 92 días de paro de UTA. En Bariloche llevan 10 días de un paro que continúa hasta hoy. Desde el gobierno de Córdoba ya hablan de un aumento del boleto en diciembre que llegaría a 50 pesos.

En tanto que en Rosario, la encargada del Ente de Movilidad, un organismo donde cogobiernan peronistas, radicales y macristas, anunció que el costo “técnico” de la tarifa es de 72.50 pesos y preparan un aumento para enero.

Una montaña de subsidios que no resuelve la crisis

El nudo del conflicto es la caída de los subsidios que transfiere Nación en concepto de Aportes del Tesoro Nacional, una masa de dinero enorme que el Estado desembolsa en los bolsillos de las empresas de transporte privadas para que estas, a su vez, paguen los salarios. Según algunos cálculos, la cifra total de subsidios para este año es de 16.500 millones de pesos solo para el “interior” -todo lo que no es AMBA.

Esto incluye la partida presupuestaria extra de 4 mil millones de pesos que el gobierno peronista manipula para presentar la idea de que dio un refuerzo presupuestario, como vemos un dardo envenenado, porque la misma resolución que fija este monto abre la puerta de los boletazos en las provincias. La resolución de transporte fue el resultado de los choques entre las provincias y el gobierno central en torno del monto de los subsidios, que si bien aumentan son menores a los que se destinaba en el pasado.

Dos ejemplos que así lo demuestran son los casos de Santa Fe y Córdoba. “En este nuevo esquema, la provincia de Santa Fe, en lugar de recibir cuatro cuotas de 226 millones de pesos en concepto de subsidios para el transporte (1.004 millones de pesos) recibirá tres cuotas de 187 millones (561 millones)” (La Capital, 21/11). “En lugar de recibir cuatro cuotas mensuales de 295 millones de pesos, Córdoba recibirá tres cuotas de 245 millones de pesos. Son 445 millones de pesos menos que no recibirán ni los interurbanos ni los servicios urbanos de todo el territorio provincial” (La Voz, 22/11).

Este mecanismo de tercerización del servicio público es un negociado para las empresas privadas, que facilita todo tipo de manipulaciones para demorar la respuesta ante los reclamos salariales.

Por caso, UTA Rosario viene de levantar el paro de las líneas urbanas porque el municipio de Rosario adelantó los subsidios de Nación, pero continúa el paro en las líneas interurbanas porque dependen de que el gobierno de la provincia adelante esas partidas y no lo hace. Estas divisiones debilitan el reclamo de conjunto, así como el levantamiento parcial de UTA. No pocas veces las patronales retienen de forma indebida los subsidios para otros fines, lo que ha motivado numerosos reclamos, como el escrache que llevó adelante la seccional UTA de Tucumán el mes pasado (El Tucumano, 21/10).

Pero los trabajadores son empleados de las empresas y no del Estado.

Los subsidios también financian un precio más bajo del combustible y el mantenimiento de las unidades; en tanto que los bancos municipales o provinciales proveen créditos a tasa más baja para que las patronales financien la compra de nuevas unidades.

Así, el Estado sostiene a las privatizadas de punta a punta, pero son las patronales las que deciden cómo administrar esos recursos públicos.

Basta de sostener a las empresas parásitas. Estatización del transporte

Con su lucha los y las trabajadores del transporte han puesto de relieve una crisis terminal del esquema privatista que sostuvieron todos los gobiernos. La enorme bronca obrera -que se expresó con movilizaciones masivas como las que hubo en Rosario, Córdoba, Bariloche- abre un curso de deliberación y la posibilidad de una intervención obrera independiente de una burocracia dividida y maniatada por sus compromisos con empresas y gobiernos.

Están en el orden del día asambleas en cada galpón, asambleas generales, plenarios de delegados con mandato y un paro nacional de UTA que no puede esperar más, porque el empantanamiento de la paritaria expresa una crisis más profunda del sistema de transporte. La “nueva normalidad” que quieren imponer las patronales y los gobiernos es aprovechar la crisis agravada por la pandemia para recortar el servicio público de pasajeros y flexibilizar aún más las condiciones de trabajo.

La crisis del transporte solamente tiene una salida si se corta el chorro a estas empresas, algo que todo el arco político esquiva a como dé lugar. Es urgente la apertura de los libros contables de las privatizadas, que siga la ruta de los subsidios que se devoraron con complicidad de los sucesivos gobiernos. La investigación de los concesionarios debe dar lugar a la incautación de las unidades como parte de la recuperación de los fondos robados. La estatización del conjunto del servicio, bajo el control de los propios trabajadores de la rama, sin pagar un solo peso más a estos desfalcadores del dinero público es la única manera de garantizar el servicio público de pasajeros y el pago en tiempo y forma de los salarios. La estatización tiene que respetar la antigüedad de los trabajadores, sueldos, premios y condiciones laborales. ¡Viva la lucha nacional de las y los choferes!

En esta nota

También te puede interesar:

Todas las restricciones al uso de los trenes por quienes no sean trabajadores esenciales han fracasado.
La defensa de la salud pública requiere la intervención de los trabajadores.
El Ente Regulador de Servicios Públicos convocó a una audiencia virtual para dar vía libre al aumento, a pedido de las empresas.
Salarios 20.000 pesos por debajo de la canasta básica.