17/04/1997 | 535

Cuadro electoral

Todas las encuestas coinciden en señalar el alto grado de apatía que muestra el electorado. El Frente Cívico y el PJ están realizando una campaña de ‘bajo perfil’, sin actos. El cuadro de desmovilización es tan notorio que han tenido que salir a desmentir un pacto para mantener la campaña en este terreno.


El Frente Cívico hace eje en presentarse como el constructor de una “Nueva Catamarca”, por haber promovido la explotación minera (Bajo la Alumbrera). El gobernador Castillo ha emprendido un viaje a Nueva York, junto a otros 5 gobernadores, a una reunión organizada por la Secretaría de Minería de la Nación con inversores mineros internacionales, para exhibir las ventajosas condiciones que se otorgaron a los pulpos que se apoderaron de Bajo la Alumbrera.


Ahora existe un conflicto que podría dar lugar, incluso, a que la provincia no termine nunca de ver un peso de regalías, porque el contrato establece el pago de un 3% en boca de mina, sin fijar claramente sobre qué. Si es sobre el mineral en bruto que sale de la mina, los técnicos dicen que no hay forma de medir el valor de mercado de piedras que tienen oro o cobre. Y si es mineral refinado, ocurre que el refinamiento se realizará fuera del país, en diferentes lugares completamente fuera de control del gobierno provincial y de los técnicos del YMAD.


El saadismo ha intentado una tibia denuncia sobre estos hechos, que se ha diluido en la misma medida que el gobierno del Frente Cívico ha presentado las pruebas de que su accionar, y toda la legislación que ha permitido este negociado con los pulpos mineros, fueron impulsadas por el gobierno nacional y convalidadas por el saadismo en la legislatura de Catamarca. En definitiva, todo esto no hace sino demostrar que los partidos mayoritarios y tradicionales de Catamarca se han transformado en simples marionetas del gran capital.


Por su lado, la campaña del Frepaso tiene un único eje, la crítica a la ‘corrupción’ menemista, e incluso defiende al gobierno del Frente Cívico, al que presenta como “bien intencionado”.


Mientras se acentúa la apatía electoral, crece el descontento, que ha encontrado como canal de manifestación el cumplimiento masivo de los paros docentes en solidaridad con la docencia neuquina, y un reguero de conflictos contra los despidos y abusos que se están produciendo en hospitales, sanatorios y diversas empresas del cordón industrial.


El PO está interviniendo impulsando la organización y la lucha de los explotados catamarqueños, como lo hizo en los recientes paros de la docencia, o en la movilización del 24 de marzo, destacando que existen soluciones a las reivindicaciones de los explotados y de los pueblos del interior, y que éstas pasan, precisamente, por la adopción de medidas directas: aumento de las regalías, imposición de impuestos y tasas a los beneficios de los pulpos mineros.