14/01/2022

De Macri a Fernández: caen ingresos familiares y sigue el ajuste

Salarios privados, públicos, cuentapropistas, trabajadores no regularizados y jubilados, todos afectados.

Pese a que el gobierno “haga campaña” con la supuesta “recuperación económica” en 2021, una estimación privada arroja que el año pasado los ingresos familiares cayeron un 4,2%, en relación con el 2019. Alberto Fernández es continuador de la senda de ajuste de Mauricio Macri, por vía de la inflación y el recorte del gasto público, signados por la agenda del FMI.

Se trata de un análisis realizado por la consultora privada Eco Go, que sigue la evolución de los salarios, jubilaciones y las asignaciones familiares, para determinar el deterioro del poder adquisitivo durante los últimos dos años.

Según la información recabada los salarios cayeron 6,6%, con una mayor incidencia de los trabajadores no registrados (-12,3%), cuentapropistas (-12,7%) y empleados públicos (-6.3%), ubicando al sector privado registrado en una pérdida de 4,8%.

Las jubilaciones lo hicieron a razón de un 3,7%, aunque el desplome en 2021 fue del 6% y su comparación con el 2015 arrastra una pérdida que asciende al 23%, según datos aportados por el observatorio del derecho social de la CTA.

Esto se debe, principalmente, a que el gobierno ha ido licuando el gasto público y los salarios por medio de una elevada inflación y a través de políticas orientadas a anclar salarios y jubilaciones por debajo de esta. En este puntos se inscribe la movilidad jubilatoria de ajuste sancionada en el Congreso de la Nación y el “acuerdo de precios y salarios” que hundió estos últimos por debajo de las remarcaciones patronales.

A su vez, la política de ajuste fiscal para satisfacer las aspiraciones del FMI, en las vísperas de un acuerdo ruinoso, también implicó un recorte relativo en las partidas destinadas a las asignaciones familiares y a la asistencia social, junto con un deterioro de los salarios de la administración pública.

La “recuperación económica” de la que habla el gobierno nacional hace referencia al crecimiento del 10% del PBI en 2021, luego de que en 2020 se desplomara en iguales proporciones (9,9%). Lo que se omite decir es que las patronales restablecieron su actividad por medio de despidos, con planteles reducidos, y con contrataciones precarias.

El propio Claudio Lozano, director del Banco Nación, reconoce que un cuarto de los trabajadores son cuentapropistas y que al menos un tercio de los asalariados se encuentran en la informalidad. Agrega que uno de cada tres ocupados es pobre, aún con trabajo y que el mercado laboral ha mutado hacia formas de contratación precarizadas.

Se espera que para el año en curso todas estas dificultades se agraven debido a las consecuencias de las negociaciones con el FMI, las cuales traerían más ajuste fiscal, tarifazos, devaluación, recortes y ajuste.

La lucha contra el pacto con el FMI es ineludible para enfrentar esta política ajustadora, que ha quedado nuevamente de manifiesto con el salto de la inflación anual en 50,9%. La recuperación del empleo y el salario va de la mano de un plan de intervención independiente, de la clase obrera, por una recuperación general de los salarios para llevarlos por arriba de la canasta familiar y un plan de empleo nacional vinculado a la obra pública, satisfaciendo, a su vez, las necesidades populares postergadas.

También te puede interesar:

El gobierno ha actuado en función de licuar salarios y gasto social.
El gobierno avanza en las metas de ajuste fiscal del FMI con el hambre de los trabajadores.
Lejos de estar desterrada, la palabra “ajuste” suena fuerte. Escribe Pablo Heller.
La única salida a la crisis requiere del rechazo al pacto con el FMI y el no pago de la deuda externa.