02/01/1996 | 479

Defendamos los hospitales

1996 se inicia con la movilización de los vecinos en apoyo de los médicos, enfermeras y el conjunto de los trabajadores municipales que ocupan el Hospital de Morón.


Esta ha sido la respuesta a los 1.800 despidos de Rousselot. Si el intendente menemista creyó que iba a poder golpear impunemente, aprovechando las fiestas de fin de año, el tiro le salió por la culata.


Uno de los objetivos directos de este ataque es cerrar el Hospital. Ya hace unos meses fue necesaria una fuerte movilización para impedir que los hombres de Rousselot y Duhalde le sacaran camas.


En Solano, al cierre de esta edición, se informaba que la policía estaba  rodeando el Hospital para impedir que sea ocupado —como respuesta a las decenas de despidos dispuestos.


Según un trabajo del Instituto de Estudios Fiscales y Económicos de la Provincia de Buenos Aires, “una parte importante del desfinanciamiento de los municipios bonaerenses se debe al déficit que les ocasiona la prestación de servicios de salud, donde los recursos provenientes de la coparticipación destinados a financiar el funcionamiento de los hospitales y otros establecimientos sanitarios municipales no cubren las erogaciones de esa finalidad” (Página 12, 2/1/96).  Quieren acabar con el déficit, entonces, destruyendo la salud, no poniendo fin al robo de los contratistas y los políticos que los apañan.


La ‘privatización’ completa de la salud es inminente junto con la liquidación de los derechos laborales, forma la viga maestra del plan antiobrero para 1996.


Es necesario que defendamos todos a los hospitales de Morón y Solano y de todo el país


Es necesario una huelga general. Asambleas Populares. La coordinación entre las diversas comunas. Reclamar a los sindicatos y a las centrales sindicales la convocatoria de un paro activo.


Este ataque al hospital público acompaña, además de la privatización de las Obras Sociales, la destrucción del Pami.


Es parte de un complot capitalista contra la salud y las condiciones de vida de la familia trabajadora.

En esta nota