04/02/1999 | 616

Del Partido Obrero al pueblo de Salta

Paremos la privatización en salud y educación Pongamos en pie un gran partido de trabajadores

Aunque estamos apenas a tres meses de las elecciones, Romero (el gobernador) no para de anunciar medidas contra los trabajadores. Veamos las pruebas:


1º) En diciembre, sobre el final de las clases, anunció la «descentralización educativa» que llevaba a diez escuelas estatales a un sistema en el que los docentes pierden la estabilidad laboral y los padres terminan haciéndose cargo del financiamiento escolar.


La inmediata reacción de los padres lo ha obligado a dejar afuera de este sistema a las escuelas Urquiza, Jacoba Saravia y Alberdi.


Romero anuncia que ahora sólo entrarán en la «descentralización» aquellas escuelas que la acepten. Los funcionarios recorren las escuelas para obligar a docentes y padres a aceptar…


2º) El presupuesto del año ‘99 incluye a los 11 hospitales más grandes de la provincia en el sistema de «autogestión», o sea la privatización. El primer paso fue dado con la entrega de las cocinas, el mantenimiento y los lavaderos al mafioso Eduardo Ramos. Con la autogestión, los hospitales cobrarán aranceles obligatorios y tendrán que autofinanciarse (igual que las escuelas ‘descentralizadas’).


Si se impone la autogestión en los hospitales y centros de salud, la salud será privilegio de los ricos.


Romero no es, sin embargo, el único responsable de esta política. Fue el Partido Renovador el que en su gobierno sancionó la Ley de Autogestión Hospitalaria. Los gobiernos de la Alianza en otras provincias, como Córdoba, Río Negro o en la propia Capital Federal que gobierna De la Rúa, están privatizando estos servicios básicos.


Desde el gobierno, desde la Alianza y hasta desde la mayoría de las direcciones sindicales, se dice que la única salida es ‘aguantarse’. Desde el Partido Obrero decimos «Hay una salida».


1º) Seguir el ejemplo de los padres de las escuelas de Capital y autoconvocarnos en asambleas por barrios, escuelas o ciudad para rechazar la descentralización en educación y la autogestión de los hospitales. Preparar una gran movilización de padres, docentes, estudiantes y usuarios de las escuelas y los hospitales. Para derogar las leyes privatizadoras e imponer un aumento del presupuesto para salud y educación.


2º) Exigir a los sindicatos y organizaciones populares (centros vecinales, estudiantiles, etc.) que rompan con la Alianza y el menemismo, para defender cada uno de los reclamos del pueblo. Al mismo tiempo, tenemos que poner en pie un partido independiente, un partido de los trabajadores que organice al pueblo e imponga una salida obrera a la crisis.


3º) Formar listas de trabajadores con los mejores luchadores para las elecciones del 9 de mayo, para que también en las urnas derrotemos a los que nos quieren hundir en la miseria.

En esta nota