29/05/2008 | 1039

Desnutrición en Lomas de Zamora

"Hace unos domingos atrás hubo un llamado a la emergencia sanitaria de Lomas de Zamora, denunciando que había una mujer tirada en la calle en Cuartel Noveno; la ambulancia se encontró con una señora embarazada a término, que hacía cuatro días no comía y que su bebé se estaba deshidratando" (declaraciones del secretario de Salud del Municipio de Lomas, Dr. Pando, a Radio Espacio Buenos Aires FM89.7, 16/5).
La última encuesta nacional sobre la calidad de nutrición data de 1996 y señalaba un 13% de desnutrición en el país. La discontinuidad de la medición es una muestra de desidia y abandono de millones de personas.
Es el producto de un ajuste que pasa por los comedores populares y escolares y el sistema sanitario en su conjunto. A los comedores se les ha bajado la cantidad de mercadería, o directamente no se les envía, justo cuando en los municipios del Gran Buenos Aires los intendentes se han aumentado obscenamente el salario a 30.000 pesos y los concejales a casi 8.000 pesos.
La situación es de catástrofe alimentaría y sanitaria, con una mortalidad infantil que creció el último año el 4% en Almirante Brown, 26% en Lomas, 15% en Quilmes, 6% en Varela, 10% en Morón, 5% en San Miguel, 20% en Hurlingham, 18% en San Isidro y 41% en Merlo (estadísticas del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires).
Si la dirección pro K del Suteba Lanús ha tenido que salir a hacer una campaña de firmas objetando la calidad y cantidad de los alimentos dentro de las escuelas, es que la situación ha llegado al límite. Los informes que llegan a Suteba dicen: "Escuela Primaria Básica Nº 10, no entregan desde abril fiambre ni queso, la mermelada es incomible; en la ESB Nº 30, facturas viejas, bajaron un 30% los cupos de merienda, se prepara la merienda en un espacio destinado al baño de auxiliares". Los chicos de Chingolo cuentan que "desde este año la merienda es sólo mate cocido".
En una conferencia de prensa en el comedor Luz de Esperanza del barrio La Fe, en Monte Chingolo, el jueves 8 de mayo se recibieron denuncias de madres y vecinos que señalaron, la pésima nutrición que reciben niños y adultos mediante los alimentos chatarra que el Estado provee a los comedores, y también ampliaron la denuncia a los comedores escolares (escuelas 8, 52 y otras) señalando que en la Escuela Técnica Nº 1 niños de 12 a 15 años en doble turno (de 8 a 17 horas) reciben como desayuno un alfajor y un mate cocido y al medio día un sándwiche con una feta de salchichón.
Madres denunciaron también la baja calidad de la comida en los jardines maternales, donde la alimentación es inadecuada o sin proteínas, además de otros casos de desnutrición infantil en Villa Caraza (Lanús) y Villa Tranquila (Avellaneda). Esto representa la puerta de ingreso para que niños y ancianos con bajas defensas adquieran todo tipo de enfermedades. En esos términos se denunció – con certificados en mano-  que dos niños de Monte Chingolo atendidos en hospitales de La Plata están infectados con meningitis.

Lisandro Martínez

En esta nota

También te puede interesar: