05/08/2004 | 862

Dictan la prisión a 15 compañeros

La jueza Ramond decidió, el lunes 2 de agosto, procesar a los 15 deteni­dos por los incidentes ocurridos en la Legislatura el 16 de julio, achacándoles entre otros, el delito de coacción agrava- de, el cual conlleva una pena de 5 a 10 años y no es excarcelable.


En definitiva, estos procesamientos, constituyen la aplicación práctica del Có­digo Contravencional, que pretenden im­poner en la Ciudad los Macri y los Ibarra.


Surge en los fundamentos del auto de procesamiento que, para la funcionaría ju­dicial, la manifestación misma constituye


el delito de coacción, puesto que dice res­pecto de uno de los procesados “…se lo ve a Nievas participando de la manifesta­ción, que tuvo como finalidad evitar la se­sión legislativa con el consecuente perjui­cio para la libertad individual de los em­pleados y legisladores que no podían salir del edificio…”. O sea que la participación en una manifestación es comisión de un delito. Sobre otros detenidos basa su im­putación en observarlos “increpando” a una legisladora. A otro, porque estaba presente y tocaba un bombo, mientras caían piedras hacia la Legislatura. Lo que para los macristas e ibarristas es permanencia injustificada u hostigamiento, para la jueza es “coacción agravada”.


Es decir que para esta jueza la protes­ta social constituye una amenaza. Para llegar a esta decisión no contó con ningu­na prueba que acreditara la comisión de un delito de coacción. Lo único que está probado, realmente, es la participación en la manifestación de los detenidos, lo cual fue admitido por ellos mismos.

En esta nota

También te puede interesar: