13/08/1998 | 596

Duhalde: al rescate de los hipermercados

Duhalde vetó la ley 12.084 que, tímidamente, colocaba restricciones a la expansión de los pulpos hipermercadistas. Su sanción varias semanas atrás había sido una expresión de los reclamos de los comerciantes minoristas arruinados por los monopolios.


La ley prohibía a los hipermercados funcionar 72 horas por semana y abrir los días feriados, obligándolos, además, a cerrar a las 22 horas y a atender sólo un domingo cada dos meses. Establecía también el requisito de realizar un estudio previo sobre las consecuencias económicas y sociales aparejadas por la instalación de nuevos locales y la necesidad de convocar audiencia pública antes de determinar su autorización. Para el caso de que el lugar de instalación estuviera a una distancia inferior a los 6 kilómetros del límite de un municipio, se debía contar con la autorización de cada una de las comunas linderas.


Duhalde se sometió a los pulpos comercializadores que amenazaron públicamente con despidos masivos y acciones legales contra el estado provincial en caso de prosperar la norma. Carrefour, que sólo en su local de La Plata factura dos millones de dólares diarios lanzó para ello una campaña pública con el apoyo de ‘entidades’ de probada filiación menemista (como la Liga de Amas de Casa). Curiosamente usa a su favor la situación de superexplotación de las familias obreras, ¡que ella misma impulsa!, al argumentar que «la distribución de tareas y la situación económica actual obligan a ambos cónyuges a soportar los gastos en forma conjunta y, por lo tanto, a trabajar muchas horas fuera de su hogar, careciendo de días y de horarios hábiles para hacer sus compras» (El Día, 14/2).


Estos pulpos quieren mantener sus privilegios inalterables para reforzar la explotación de sus trabajadores y arrasar con los pequeños y medianos comerciantes. En la Provincia de Buenos Aires existen 43 hipermercados (son el 0,4 por ciento del total de negocios comercializadores) que concentran hoy el 11,6 por ciento del volumen total de ventas, mientras que los 108.183 almacenes existentes alcanzan al 16 por ciento del total. Los grandes grupos concentran el 33 por ciento de las ventas minoristas y el 50 por ciento de las de alimentos (Consultora AC-Nielsen), por lo que «no se detiene la concentración en los hiper y supermercados» (BAE, 6/2).


Esta situación ha colocado al rojo vivo al enfrentamiento de las cámaras minoristas con el estado provincial e, incluso, ha provocado una «áspera interna» entre las entidades más duras (Fedecamaras) y las que propician un entendimiento con Duhalde.


La Alianza, y en particular el Frepaso, que han agitado demagógicamente el planteo de la restricción a los hiper en la campaña electoral (uno de los factores, según el PJ, que permitieron su triunfo electoral en La Plata), se ha adaptado completamente al duhaldismo: ante la propuesta del peronismo de realizar una consulta popular sobre el tema mira para otro lado, temerosa de la reacción de los monopolios.

También te puede interesar:

Levanta toda una orientación contra los derechos de los trabajadores y los demás sectores populares.
Se trata de un incremento de la productividad en medio de suspensiones, despidos y desinversión.
Nuevas movilizaciones contra la reforma laboral.