17/11/1994 | 432

Duhalde divide los municipios para aumentar el queso de los contratistas

La Legislatura de la Provincia de Buenos Aires aprobó la subdivisión de seis distritos del conurbano bonaerense, con el pretexto de que con ello lograría eliminar un déficit de 200 millones de dólares anuales.


Las causas de la subdivisión, sin embargo, son la oportunidad que brinda para nuevos negociados a favor de la “patria contratista”. Desde ya que serán necesarios nuevos gastos en construcciones, comenzando por los respectivos palacios municipales. El pequeño municipio Presidente Perón, escindido de San Vicente, con sólo 60.000 habitantes, demandará en principio 5 millones de dólares que saldrán del Ente de Reconstrucción del Conurbano.


Cabe la pregunta: ¿Cuánto costarán las subdivisiones de los distritos de La Matanza y General Sarmiento, con 1.500.000 y 650.000 habitantes, respectivamente?


Pero no son exclusivamente las “obras” las que dictan la iniciativa de Duhalde.


Las subdivisiones apuntan también a recompensar a los aliados que permitieron la maniobra del plebiscito. La subdivisión de General Sarmiento está destinada a hacerla coincidir con la zona donde Rico sacó su mejor votación. Lo mismo ocurre en Morón, donde existen fluidos contactos de la gente de Duhalde con los radicales alfonsinistas que auspiciaron su subdivisión.


La iniciativa conlleva también un ataque a los trabajadores municipales, ya que en nombre de una racionalización que prevé 3 empleados por cada mil habitantes, se procederá a despidos masivos.


Tenemos así una reducción del plantel de trabajadores y una multiplicación de burócratas (tantas veces como distritos sean subdivididos). Paralelamente, se transfieren a los municipios los hospitales públicos.


La verdadera causa de la fuga de 200 millones de dólares anuales es la “patria contratista”.


El caso testigo es el distrito de Morón, que tiene una gigantesca deuda de 60 millones de dólares después de haber despedido a centenares de trabajadores municipales, haber privatizado los servicios, parquimetrado una inmensa cantidad de calles y aumentado los impuestos en forma alevosa. Las cloacas, que aún hoy son motivo de disputas, ni siquiera han comenzado a realizarse.


Los habitantes de Magdalena se han movilizado contra la partición entre el “norte” rico y el “sur” pobre, con acciones que incluyeron cortes de ruta. Paralelamente, denuncian que temen por el despido de cientos de trabajadores municipales y el aumento de los impuestos.


Queda el interrogante de por qué se ha diferido la partición de La Matanza y Morón. Pero ya sea que pretendan cocinar primero su estructura en cada subzona, o que teman la reacción de los habitantes, esto no atenúa la ofensiva montada.


Contra la partición de los distritos. Apertura de los libros municipales y revisión por parte de una comisión de vecinos. Por la anulación de los contratos con las empresas. Contra los despidos de trabajadores municipales. Cobro de los impuestos impagos a  las empresas de los distritos. Pago de abultadas multas por parte de las empresas que contaminan las aguas y la imposición de plantas purificadoras a cargo de las propias empresas. Plan de obras públicas a cargo de las municipalidades, con los fondos obtenidos de impuestos progresivos a las grandes fortunas, reducción de impuestos a los trabajadores y exención a jubilados y desocupados.

También te puede interesar:

Los acuerdos con las empresas para la baja de los contratos son leoninos. Quedó en pie la concesión a un pulpo chino.
Volvimos al Puente por justicia y contra el ajuste Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, presentes ¡Ahora y siempre!
Organizar a los desorganizados: esa es la cuestión que bien muestra la obra “El movimiento”
La causa federal que investiga las responsabilidades políticas del gobierno de Eduardo Duhalde en la masacre de Puente Pueyrredón incorporó los testimonios de algunos funcionarios