24/07/2008 | 1047

Ecotrans: Los choferes no aflojan

Continúa firme el conflicto de los trabajadores de Ecotrans, que luchan por impedir más de un centenar de despidos. Las múltiples acciones desplegadas por los trabajadores -que incluyeron una gran cantidad de pintadas en las once líneas de Ecotrans, la salida de dos ediciones de más de 40.000 volantes a los usuarios, la instalación de una «carpa del aguante» frente a la empresa, y la creación de un fondo de huelga- han ido fortaleciendo el conflicto.

La concurrencia de decenas de delegaciones de solidaridad han dado lugar a la realización de dos plenarios con representantes de distintos lugares de trabajo de la zona Oeste. También ha sido muy importante la presencia de compañeros de distintas líneas del gremio y de los compañeros del Subte. Tres asambleas generales masivas ratificaron la voluntad de no permitir los despidos. La empresa fue echando lastre: de los 102 despidos iniciales, redujo la lista a 65, luego a 37 y ahora a 25.

Todas estas «ofertas » fueron sistemáticamente rechazadas por las asambleas. Los trabajadores que mantienen firme el reclamo de la reincorporación de todos los efectivos despedidos, la reincorporación de otros 28 compañeros contratados y la anulación de una decena de sanciones.

Reciben subsidios pero no invierten

Por la falta de repuestos para un mantenimiento adecuado de las unidades, la empresa ha sacado micros del recorrido y han alargado las frecuencias, lo que significa un verdadero suplicio para los usuarios. En pocos días se han producido varios incidentes con los pasajeros y un grave accidente porque los micros circulan abarrotados; el chofer del colectivo accidentado estuvo detenido varias horas.

Los trabajadores sacaron una nueva edición de miles de volantes que denuncian las maniobras de la empresa y comenzaron a juntar miles de firmas de los usuarios con el reclamo de inversiones y de que no se permitan los despidos. Además sacaron un boletín de huelga donde denuncian los enormes subsidios que recibe el Grupo Plaza (dueño de Ecotrans) del gobierno nacional, que no son invertidos en la compra de nuevas unidades ni en el mantenimiento de los coches.

El gobierno pone estos subsidios como «ejemplo» de cómo «ayuda» a los trabajadores. Sin embargo, los más de 170.000 usuarios de Ecotrans saben que esos subsidios no se vuelcan en nuevas unidades o en una mejora de los servicios sino que van a los bolsillos del Grupo Plaza.

Los trabajadores de Ecotrans han empezado a dar a conocer a la opinión pública la verdadera cara de Cirigliano, un patrón que como los tristemente conocidos Taselli y Cristóbal López, se han transformado en los empresarios «mimados» del gobierno nacional.

El papel de la burocracia de la UTA en este conflicto es calcado de la actitud que tienen en todos los grandes conflictos obreros, como los del Subte y la 60, tratando en complicidad con las empresas de desmantelar la organización independiente de los trabajadores. En el caso de Ecotrans acaban de ser arrasados en las elecciones internas y ahora pretenden quebrar, con la complicidad de la empresa, la bolsa de trabajo arrancada por los trabajadores a la patronal, que declara prioritaria la entrada de los hijos de los trabajadores de Ecotrans y no de los «recomendados de siempre» del gremio.

Los trabajadores de Ecotrans se preparan para participar de un gran acto obrero en la zona oeste con los que luchan codo con codo con ellos en distintas empresas. Hay una fuerte voluntad de lucha para quebrar esta ofensiva de la empresa mientras se preparan para una nueva asamblea general y profundizar su lucha.

 

En esta nota

También te puede interesar:

Nueva postergación del tratamiento de la “ley de leyes” en la Legislatura.
La medida se realizó contra el intento de un fideicomiso de abrir la empresa con un reducido grupo de trabajadores.
Sumate a militar contra el régimen del FMI, por una salida obrera y socialista.
A más de un mes del desalojo reclaman por una solución para cientos de vecinos y vecinas.
Reforma laboral en la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE).