05/11/2016

Eduardo Amadeo, otro diputado que reivindica el ‘dietazo’

El diputado de Cambiemos ataca a la izquierda por apoyar las luchas.


El diputado Eduardo Amadeo, de Cambiemos, se sumó al coro de los defensores del “dietazo” al afirmar que si los diputados no cobraran “un buen sueldo”, en el Congreso “sólo estarían los que tienen un buen pasar o los chorros” (Ámbito, 5/11).


Parece una broma, porque cualquiera sabe que los elevados sueldos de los legisladores no han evitado la presencia de coimeros y todo tipo de negociados en el parlamento.


Como yapa, Amadeo atacó a los diputados del Frente de Izquierda que enfrentaron el aumento que pretendía llevar las dietas hasta los 140 mil pesos. “Ellos cobran el sueldo, sacan una parte que sería como de un docente y el resto lo donan al partido. Hacen política con el dinero de todos” (ídem). Amadeo transforma en defecto lo que es una virtud de nuestros diputados: donar el 70% de la dieta para trabajadores en lucha, organizaciones sociales y populares y para la construcción política socialista, sin por ello dejar de denunciar la distorsión extraordinaria que significa que un “representante del pueblo” gane salarios equivalentes a doce o catorce veces los de sus representados.


Luego de la sesión del miércoles, Pitrola señaló que “el debate (en Diputados) permitió contrastar las dietas legislativas con el salario de los trabajadores, justo cuando votaban un presupuesto que agravará la situación social de millones de trabajadores. No se trata sólo de rechazar privilegios, sino de discutir los bajísimos ingresos de la mayoría de la población trabajadora”.


Y agregaba: “los diputados del Partido Obrero en el Frente de Izquierda nos oponemos al ajuste y queremos discutir las dietas porque nos miramos en el espejo de los salarios de la clase obrera y no en los sueldos de los gerentes financieros para los que están legislando los bloques del poder”.


Amadeo defiende, en cambio, su beneficio personal. Quiere ganar como los CEOs de las corporaciones para las que legisla.


No es el primero que se incinera en defensa del “dietazo”. Ya lo había hecho Pichetto, el jefe de senadores del Frente para la Victoria, con argumentos igualmente insólitos: dijo que “el destino final en la administración pública es estar procesado” (por la Justicia), por lo que los sueldos “deben ser razonables” y “es lógico que un senador gane 100 mil pesos”. Y la diputada mendocina y empresaria vitivinícola Susana Balbo, quien adujo que deberían “cobrar el doble” de lo que cobran actualmente en nombre de la responsabilidad que tendría el cargo.


Las declaraciones de Amadeo añaden leña al fuego de la bronca popular. La denuncia del “dietazo” por parte del diputado del Partido Obrero-Frente de Izquierda Néstor Pitrola tuvo una resonancia enorme que obligó al presidente de la Cámara, Emilio Monzó, a retrotraer parcialmente el aumento de las dietas del 47 al 31%. Un paso atrás con el que intentan salvar el ajuste en curso. 


 


Te puede interesar:


Algunas conclusiones de la lucha contra el dietazo (por Néstor Pitrola)

También te puede interesar:

Aún con este aumento, las escalas salariales más bajas del Congreso quedan muy por debajo de la línea de pobreza. El contraste entre el dietazo y una paritaria insuficiente.
Diputados y senadores tendrán un aumento del 40% en sus dietas de privilegio, pero lo considera insuficiente.
40% de aumento. Una burla a jubilados y trabajadores.
Se realizó un masivo acto en las proximidades del poder legislativo de la ciudad.
Rechazamos las persecuciones y provocaciones de Alicia Kirchner contra la lucha de los enfermeros y el personal de salud en general.