15/02/2018 | 1491

El 15 y el 21 ganemos las calles

-Por un paro activo nacional -Por un plan de lucha -Congreso de bases de la CGT y de todos los sindicatos

Las movilizaciones previstas para este 15 y 21 de febrero tienen un claro telón de fondo: 6.000 compañeros despedidos en dos meses, desde Río Turbio hasta el Ingenio Tabacal, desde el Inti a la Fábrica Militar de Azul. 



Mientras tanto, la devaluación de la moneda ha desatado una escalada de aumentos en los combustibles y, desde allí, sobre todos los precios. 



El gobierno indexa y garantiza los beneficios de los especuladores que lucran con la deuda pública. 



Pero se niega a cualquier indexación de los salarios. En un año donde la inflación no será inferior al 25%, quiere paritarias con un techo del 15% y una mentirosa “revisión” que no representará aumento alguno. 



Los motivos para movilizarse y luchar están a la vista. 



¡Pero la burocracia sindical está muy lejos de dar una respuesta a nuestros reclamos!



Los Daer, Gerardo Martínez y otros han resuelto boicotear el 21, en función de sus acuerdos de fondo con el gobierno. 



Moyano, Baradel y Yasky, convocantes del 21, no han asegurado ninguna continuidad a esa jornada. Tampoco, en sus sindicatos, preparan una lucha en serio por el salario y por los amenazados convenios colectivos. 



Por todo eso, es necesario que los que queremos luchar -los sindicatos combativos, el clasismo, la izquierda, las fábricas y reparticiones que están en lucha- concurramos el 21 en una columna independiente, detrás de un programa común: 


-Ningún despido. Reapertura inmediata de las fábricas y establecimientos, bajo control de los trabajadores. Ocupación de los lugares de trabajo que cierren o despidan. 



-Paritarias libres y con indexación automática de los salarios. 



-Abajo la reforma laboral, defensa de las conquistas de los convenios colectivos. 



-Abajo la reforma previsional, aumento de emergencia y 82% móvil para los jubilados. 



No podemos dejar que un puñado de burócratas decida por nosotros. Reclamamos un congreso de bases de la CGT, la CTA y todos los sindicatos, para votar un paro activo nacional y un plan de lucha hasta derrotar el plan de guerra de Macri y los gobernadores. 

 

También te puede interesar:

La opulencia solo está en Puerto Madero, mientras se descarga el ajuste sobre los trabajadores de la Ciudad.
Por un salario mínimo igual a la canasta familiar y obras sociales bajo control de los afiliados.
Rechazamos los despidos, el traslado, la persecución y el vaciamiento de la Secretaría de niñez, adolescencia y familia.
El gobierno, los empresarios y la burocracia, contra los trabajadores