27/12/2001 | 735

El 19 y 20 en Córdoba

• El martes 18 el Sindicato de Municipales rompe las negociaciones con el gobierno de Kammerath ante el no pago del refrigerio y la ausencia de un cronograma de pago de los sueldos, entre otros motivos. El miércoles se realizó una asamblea en el Palacio Municipal donde los trabajadores fueron desalojados por la policía, pero previamente inician un incendio del edificio. El desalojo se produce con una feroz represión que se continúa en las calles aledañas donde los trabajadores se defienden con piquetes y barricadas, que se rearman una y otravez tras cada envestida de la policía. A esto se van sumando trabajadores de otros gremios, activistas, etc. La Policía se mete en el Sindicato de Luz y Fuerza a los tiros y con balas de goma. Estas escenas se desarrollan durante más de 4 horas. La consigna central era «Que se vayan».


• A las 17 horas comienza a funcionar un plenario de activistas de todos los gremios, y las direcciones de los sindicatos nucleados en la Coordinadora de gremios estatales, la CTA y la CGT Rodríguez Peña (moyanista). En esos momentos se toma conocimiento de la posible (hasta ese momento) declaración del estado de sitio. El plenario pasa a un cuarto intermedio hasta las 20. Allí la Mesa de la Coordinadora propone paro general al día siguiente con movilización a partir de las 10 de la mañana contra el estado de sitio, la represión a los trabajadores y a los que saqueaban los supermercados y el repudio al gobierno. La moción fue aprobada pero las distintas corrientes hicieron propuestas y planteos que no iban más allá del fortalecimiento de las medidas de lucha. El PO propuso además la convocatoria a una Asamblea Popular y desarrolló el planteo de la Asamblea Constituyente.


• La crisis nacional había «salvado» al gobierno de De la Sota de enfrentar la más dura crisis de toda su gestión.


• Unas horas más tarde, en Nueva Córdoba, barrio predominantemente de clase media y estudiantes, comienza un cacerolazo y una manifestación. Los compañeros del PO que estaban pegatinando en la zona el afiche «Que la paguen los banqueros», se suman a la movilización. Más de 200 afiches fueron tomados por los manifestantes como estandartes, colocados en los autos, abiertos frente a las cámaras. La movilización alcanzó un pico de 20 mil personas y marchó hacia la Legislatura con el grito de «Que se vayan» y «El estado de sitio se lo meten en el culo». Así fue casi hasta el amanecer.


• Al día siguiente 3.000 trabajadores manifestaron en Colón y General Paz, convocados por los gremios. De allí marcharon hacia la Municipalidad. El PO marchó con un gigantesco cartel que decía «Que se vayan-Asamblea Constituyente ya». La Coordinadora de gremios decidió suspender cualquier plenario o reunión hasta la semana siguiente.


• Mientras tanto, el epicentro se había trasladado a los barrios. La policía se dedicó a cuidar los hiper, por lo que fueron saqueados los super más chicos. En algunos lugares los vecinos lograron comida, pero la represión policial fue feroz. El presidente de la Cámara de Supermercadistas felicitó a De la Sota por lo bien que defendió la propiedad privada (de ellos). Algunas zonas estuvieron militarizadas, como la populosa Villa El Libertador o Ituzaingó, lo que no impidió que los vecinos se volvieran a reorganizar y reclamar comida o asaltar supermercados.


• La represión fue tan feroz que se usó a la Gendarmería; la Policía acabó con su provisión de gases lacrimógenos. Un chico de 13 años fue matado en Villa 9 de Julio y un bebé está en terapia intensiva por haber recibido una bala.


• El Polo Obrero, a través de sus delegados, organizó asambleas, tratando de ordenar el reclamo de alimentos, consiguiendo en muchos casos el objetivo. Los delegados de los centros de desocupados jugaron un papel muy importante porque eran el punto de referencia de la lucha.


• En Río Ceballos, una asamblea de 60 vecinos de Barrio Loza, convocada por la Comisión Vecinal, decidió convocar a los municipales, a los trabajadores de Epec, a los despedidos del Frigorífico Estancias del Sur y a los docentes a realizar una reunión para resolver cómo actuar.

También te puede interesar:

Tenemos que desenvolver una lucha independiente en las calles, y reforzarla votando al FIT-U.
Militarizan la zona andina de Río Negro para garantizar los negociados de los Lewis.
Un valioso precedente para enfrentar el ajuste y la represión.
Estuvo con Cavallo, De La Sota, Kirchner, Macri. Un político de Estado para continuar sirviendo a los dueños del poder.