05/05/1993 | 390

El 1º de mayo y la “irrepresentatividad” de los proscriptos

El acto protagónico del 1º de Mayo fue, indudablemente, el que convocaron el PO y Mst. Por presencia numérica, por el planteo de unidad clasista, y por volver a ocupar la Plaza que es el centro histórico de la movilización política de la clase obrera y los trabajadores. Nadie reparó, sin embargo, en que los protagonistas del día son dos fuerzas políticas que está proscriptas por el régimen menemista. El PO, como otros partidos, tiene cancelada la personería con argumentos violatorios del derecho constitucional de elegir y ser electo y del artículo 23 del Pacto de San José de Costa Rica, y la tiene dilatada en varios juzgados, que han puesto condiciones imposibles de satisfacer con los afiliados. El Mst reclama su personería, y una situación similar está planteada para el resto de las fuerzas convocantes.


El acto del 1º de Mayo se constituyó así objetivamente en un descomunal desmentido a cualquier cuestión de irrepresentatividad, que es como se pretende justificar la proscripción a los partidos de izquierda.


Esto refuerza la posibilidad de una enérgica campaña contra la proscripción política encabezada por los partidos de izquierda, sobre la base de reclamar la legalización integral de todas las corrientes con actuación efectiva, el derecho al uso gratuito de los medios y la prohibición absoluta de las contribuciones económicas de carácter privado.

En esta nota

También te puede interesar:

Pronunciamientos en las legislaturas y participación en las concentraciones de solidaridad.
Ante condiciones excepcionales, una propuesta excepcional. Escribe Néstor Pitrola.
Solo los y las trabajadoras podemos dar salida a la crisis.