21/10/2015 | 1386

«El bloqueo sigue hasta que Monsanto se vaya»

Entrevistamos a Soledad y "Mechi", integrantes de la Asamblea "Malvinas x la Vida", que bloqueó la construcción de la planta de Monsanto en la localidad cordobesa.


-¿Quieren presentarse?


S: Soy de Malvinas Argentinas, mamá de cuatro chicos y estoy en la lucha hace tres años. Formo parte de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados que se llama «Malvinas lucha x la vida (lf)». Trabajo, soy ama de casa, tengo mis hijos y después de todo eso también soy militante, porque llego a mi casa y tengo que salir a la calle a seguirla, porque si vos te quedás en tu casa, los que vos votaste para que te representen no lo hacen y tenés que salir vos.


«Mechi»: Vivo en Malvinas desde que empezó el acampe y me enteré que Monsanto quería instalarse ahí.


-¿Cómo empezó la lucha contra la instalación de Monsanto? ¿En qué punto está ahora?


M: Monsanto dice que va a construir la planta más grande de maíz, pero en realidad no es maíz, es una semilla venenosa que enferma a la gente, que enferma al ambiente y al agua, produce malformaciones y abortos. También tiene un sistema de producción que implica desmontes, desalojos a pueblos originarios y campesinos que terminan en las grandes ciudades, formando parte de los barrios más alejados, lo cual implica una pérdida de la cultura del trabajo de la tierra.


S.: Hace tres años se formó la asamblea, donde primero nos informamos a qué se dedicaba la empresa. Una vez que tomamos conciencia, empezamos a hacer marchas, volanteadas, folleteadas para informar a nuestros vecinos. Dos años atrás, entre vecinos de Malvinas, autoconvocados y partidos de izquierda, hicimos el primer acampe y bloqueamos por completo la planta, donde se estaba construyendo ilegalmente Monsanto, porque ni el Estado municipal ni el provincial, ni el nacional, nos daban una respuesta.


En 2013 sufrimos represiones, entre muchos, mi marido y yo. En diciembre sale el primer impacto ambiental que es rechazado por la Secretaría de Ambiente provincial. En febrero de 2014 sale el amparo para la asamblea y se paralizan las obras por completo. Actualmente, el bloqueo sigue hasta que Monsanto se vaya.


M: Hace unos 15 días se bloqueó además Prosegur, que era lo único que seguía trabajando en el predio, con dos o tres empleados por turno. Esto en apoyo a un canal comunitario de Buenos Aires que se llama «Antena Negra», que fue denunciado por Prosegur y también en apoyo a las asambleas de San Juan, porque Barrick Gold trabaja con esa empresa.


S.: Estará bloqueado indefinidamente hasta que no decidan irse del todo. Estamos esperando el segundo impacto ambiental que lo presentan después de las elecciones… Se da en un marco de ilegalidad, ya que la ley ambiental vigente, cuando se instaló Monsanto, establecía que una vez que se presenta un impacto que se rechaza la empresa tiene que retirarse. Pero el año pasado votaron una nueva ley que se lo permite. Recién ahora, el nuevo gobierno municipal propone una consulta popular, pero Malvinas ya se pronunció contra Monsanto.


-¿Qué bloques políticos votaron la nueva ley ambiental provincial? ¿Cuál es la relación de la asamblea con el Frente de Izquierda?


M: La Ley Ambiental se aprobó en junio del año pasado con el acuerdo de todos los bloques salvo del Frente de Izquierda, por eso sancionaron a Cintia (Frencia).


S.: Primero la anunció la presidenta desde EE.UU. con bombos y platillos, a los días nos enteramos que la promueve el intendente de Malvinas y los concejales la aprueban. Cuando salió ya estaba todo cocinado. Después de este apoyo, el intendente apeló que la empresa se instale… Desde el FIT nos apoyaron desde un principio, pero nosotros tomamos las decisiones como asamblea y los partidos nos acompañan.


-¿Es su primer Encuentro de Mujeres? ¿Qué balance hacen de su participación?


S.: Este es mi primer Encuentro, hicimos muchas propuestas para que desde acá salga una acción concreta, que se pueda activar y no sea sólo hacer catarsis de los problemas que nos pasan hasta que nos volvamos a encontrar el año que viene. La propuesta es que hagamos otro 3J por «Ni una menos» y en ese día también planteemos banderas por la defensa del medio ambiente.