17/04/2003 | 797

El candidato de los contratistas

Mucho antes de que uno de los «capos» de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), dijera que Rodríguez Saá «no es el candidato ideal, pero tiene un grado de previsibilidad mayor que Kirchner y Carrió», el puntano ya era un candidato del «establishment». Finalmente, Rodríguez Saá ha sido gobernador de San Luis durante dieciocho años, un período en que el menemismo consumó el remate fraudulento de las empresas públicas con la complicidad en masa de los gobernadores y en el que el puntano procedió a liquidar el Banco de San Luis en beneficio de Banex, un pulpo que se ha lanzado al acaparamiento de otros bancos del Estado. ¡San Luis es también la única provincia que está asociada a una Afjp, Profesión!


No por casualidad, en el «examen» que los empresarios de AEA le tomaron al candidato, «ante cada tema exhibió lo que ha hecho en San Luis (donde) varios empresarios presentes tienen plantas». La disertación del candidato cosechó «aplausos y sonrisas» de hombres tales como Paolo Rocca (Techint), Héctor Magnetto (Clarín), Manuel Sacerdote (Bank Boston), Alfredo Coto y varios otros que encarnan la gran banca, los contratistas de obra pública y las privatizadas de los servicios que fueron del Estado (La Nación, 11/4).


Ante las requisitorias, Rodríguez Saá planteó su decisión de pagar la deuda externa. En otro cónclave empresario, en Idea, el candidato les recordó que fue el único gobernador que había honrado la deuda externa en su provincia y que en el corto lapso de su presidencia, cuando proclamó el «default» para la tribuna, ordenaba el pago de las cuotas pendientes al Banco Mundial (Página/12, 26/3). En la Cámara de Comercio Británica, planteó destinar 9.000 millones de pesos anuales al pago de la deuda, el resto pretende refinanciarlo. Pero, además, planteó «garantizar el cumplimiento del resto de los compromisos financieros con un seguro anclado en el 10% de los ingresos por exportaciones» ( El Cronista, 4/4). Este compromiso independiza el pago de la deuda del resultado de la balanza comercial y del presupuesto.


 


Impostor


La propuesta de «recuperar» el petróleo ha sido desmentida por el propio Rodríguez Saá, que, apremiado, planteó tajantemente que «yo no hablo de estatizar… No le quitaremos el negocio a nadie» (Página/12, 26/3). Por eso, el presidente de Repsol-YPF concluyó que: «Ningún candidato a la presidencia ha contemplado una actuación que cambie las condiciones de trabajo de YPF» (Clarín, 5/4).


El planteo de reactivación del candidato ha quedado prendido de la sola posibilidad de desviar fondos de las Afjp, en beneficio del sector particular de la gran burguesía que le dedicó los mejores «saludos y aplausos» en el reciente encuentro – los Techint, Pescarmona, Roggio y las grandes constructoras internacionales.


En definitiva, si vota a Rodríguez Saá le saldrá un Roggio, un Pescarmona, un Techint o un Banex.