25/09/2020

El desempleo avanza en Córdoba, como en el resto del país

El Polo Obrero desarrolla un programa para terminar con la falta de trabajo y de vivienda.

El desempleo en Córdoba es alarmante. Los datos actuales reflejan que la tasa de desempleo en el Gran Córdoba creció en el segundo trimestre de este año hasta el 19,1% de la población económicamente activa. El Covid-19 tuvo un impacto en una crisis precedente. Por eso, el desempleo en Córdoba alcanza los niveles de la crisis de principios de los años 2000, en mayo y octubre de 2002, el desempleo en Córdoba llegó al 25,3% y 19,4%, respectivamente.

Un informe del Indec publicado en La Voz refleja que 130 mil cordobeses salieron a buscar trabajo y no consiguieron en el segundo trimestre. Es un 31% más que un año atrás. En efecto, en el mismo periodo de 2019, los desocupados eran 99 mil, el 13,1 % de la población económicamente activa.

La información revelada ayer por el Indec muestra también que el desempleo creció aun cuando más de 77 mil personas dejaron de buscar trabajo. La población económicamente activa cayó a 679 mil, lo que representa un 43,4%. Es decir, más de cinco puntos porcentuales menos que en el mismo periodo de 2019 y uno de los más bajos de lo que va del siglo. En mayo de 2002 el índice mencionado tocó el piso del 41,8%.

Los datos de este informe revelan que se agudizó el problema del desempleo y que se agudizará aún más esta situación en los próximos meses. Además, los índices de pobreza son cada vez más preocupantes. Según el Observatorio de la Universidad Católica, que hace una medición multidimensional, la pobreza ya está en el 45% y va en alza.

La expresión más cruda de los fríos números estadísticos se refleja en las ocupaciones de tierras que se desarrollan en todo el país y Córdoba no es la excepción. Pero a esta situación de falta de vivienda en Córdoba, hay que sumar que la prohibición de despidos durante la pandemia tampoco se aplica en la industria de la construcción ni se hace valer en la mayoría de los lugares de trabajo.

En ese sentido, la Sala Sexta de la Cámara del Trabajo de la ciudad de Córdoba revocó una sentencia que había dispuesto la nulidad de la extinción de la relación laboral comunicada al trabajador de la construcción y la reincorporación a su puesto de trabajo con fundamento en lo dispuesto por el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) N.° 329/2020.

En este marco el decreto contra los despidos es papel mojado, ya que en todo el país se ha avanzado con despidos y se estima que el 40% de los trabajadores en el país se encuentran en la informalidad. Todos los indicadores y consultoras y el propio gobierno plantean que una vez terminadas las restricciones los despidos y la pobreza se profundizarán.

Ante el avance de la pobreza y la desocupación es necesario que impulsemos la intervención de la clase obrera en la crisis en defensa propia, por el salario, la salud y la vivienda. En ese sentido desde el Polo Obrero estamos desarrollando un programa, defendiendo las ocupaciones de tierra, bajo la consigna de “tierra para los trabajadores, no para los especuladores”.

Se trata de un abordaje de conjunto para atender a las necesidades elementales de la población, como la falta de trabajo y de vivienda, de la mano de organizar asambleas, la acción directa y proyectar toda esa disposición de lucha en una salida para que la crisis la paguen los capitalistas.

 

En esta nota

También te puede interesar:

Se habrían detectado cambios en el PH del agua. Urge una reforestación y el control popular del uso del suelo.
Preparemos un paro provincial del sector y una gran marcha para conquistar nuestros reclamos.
Les estudiantes del Instituto "Simón Bolívar" necesitamos organizarnos por todas nuestras reivindicaciones.
La frustrada toma de parciales virtual es la expresión de un ajuste de fondo.