29/08/2021
La semana

El desencanto de la población y las reyertas entre ajustadores y endeudadores

Panorama político de la semana.
editor de Prensa Obrera.

Ciertamente pocos podrían sorprenderse de que las encuestas de opinión y las elecciones provinciales realizadas muestren una extendida apatía de la población, con altos niveles de abstención electoral y el protagonismo creciente del «voto bronca» -e incluso encuestas auspiciosas para la izquierda. La escenificación de la reyerta entre peronistas y macristas con acusaciones cruzadas por el endeudamiento y el default del país es sintomática; finalmente, ambos tienen razón, ya que unos y otros pagaron religiosamente los compromisos con el capital financiero e incrementaron la hipoteca hasta llegar al récord histórico actual.

El mismo efecto surte la imagen del presidente intentando ser sobreseído tras la imputación por el festejo de cumpleaños en la Quinta de Olivos en plena cuarentena, luego de haber impuesto las restricciones a la población trabajadora, que se quedaba sin ingresos, no solo con el Código Penal que ahora intenta evadir sino inclusive a punta de pistola, cuyo emblema represivo es la desaparición forzada seguida de muerte de Facundo Castro. Alberto Fernández busca quedar impune, como lo están hoy los asesinos del joven mientras se perpetúa el operativo de encubrimiento y las amenazas a los intervinientes en la causa.

No es mera coincidencia que al día siguiente de la propuesta presidencial de zafar del atolladero legal donando parte de su sueldo, arribara a las puertas de la Casa Rosada la 7ma Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil, denunciando no solo a los policías y gendarmes criminales sino al propio Estado como garante de esos atropellos. El mismo día, Sergio Maldonado tuiteaba: «Al Frente de Todos no le interesa ni quiere saber qué pasó con Santiago, mucho menos que se haga justicia. Y eso que lo desaparecieron en el gobierno de Mauricio Macri. 4 años de impunidad, el Estado es responsable»; no hace falta agregar más.

Algo similar puede decirse de una oposición derechista que se vale de la filmación de una discusión política en clase de una docente con sus estudiantes en La Matanza, con la intención no solo de fustigar al kirchnerismo sino de montar una campaña contra la escuela pública como presunto espacio de adoctrinamiento. El propio ministro Nicolás Trotta se sumó a los cuestionamientos. Estos operativos justifican el ajuste a la educación y los ataques salariales y laborales contra los educadores, precisamente durante la misma semana en que Trotta anunció la vuelta masiva a clases presenciales, sin burbujas ni prevención sanitaria de ningún tipo, cuando no se destinó un peso para acondicionar los lugares de estudio.

La libertad de cátedra y la educación científica de los jóvenes, esenciales para la formación de una conciencia crítica, se contraponen por el vértice con el ajuste que tiende a profundizar la privatización educativa, dejando a millones de alumnos a merced de las doctrinas oscurantistas del clero. El contrapunto provino de la tribuna que montó el Frente de Izquierda Unidad, en las puertas de la Catedral porteña, para levantar la consigna de la separación de la Iglesia del Estado, lo cual sería un paso fundamental para terminar con el adoctrinamiento en establecimientos educativos, romper la oposición al dictado de contenido científico en áreas como educación sexual, además de quebrar un resorte fundamental de la impunidad de los abusos sexuales perpetrados por eclesiásticos.

Que la normalización sin atenuantes no se basa en condiciones epidemiológicas seguras lo revelan los contagios por circulación comunitaria de la variante Delta y los primeros fallecimientos, que auguran el inicio de una tercera ola de la pandemia. Agosto, catalogado oficialmente como «el mes de la vacunación», se encamina a cerrar con millones de dosis guardadas en la heladera, por la carencia de recursos de los sistemas sanitarios públicos para hacer frente a operativos efectivos de distribución y aplicación para inmunizar a la población. Para colmo, septiembre debutará con otro aumento del 9% en la medicina prepaga, mientras un informe de la Unión Argentina de Salud confirma que, a julio, los medicamentos promedian subas internanuales del 62,6% -más de 10 puntos por encima de la inflación general.

El motivo por el cual sigue primando el ajuste a la salud no tiene misterios: es la hoja de ruta que exige el FMI como condición para llegar a un acuerdo. En un plano lineal, el Banco Central recibió los 4.300 millones de dólares de los Derechos Especiales de Giro del organismo multilateral, teóricamente emitidos para afrontar el desmadre sanitario, económico y social derivado del Covid-19, pero se irán por la misma ventanilla por la que entraron, es decir, en los pagos de vencimientos con el Fondo de aquí a fin de año.

Este rumbo que comparten a ambos lados de la grieta no implica solamente un saqueo de las divisas y riquezas del país, lo cual significa un drenaje de recursos que obstruye cualquier reactivación económica y productiva. Incluye a su vez toda una agenda de ataques a los derechos de los trabajadores, con las pretendidas «reformas estructurales».

Una de ellas es la que atañe al sistema previsional, y que no se reduce al robo de la movilidad de los haberes, sino que apunta a barrer con todo vestigio de las jubilaciones como salario diferido para convertirlas en una pensión universal a la vejez -con montos debajo de la línea de indigencia. Un dato lo confirma: se desplomó en casi 340.000 la cantidad de aportantes al sistema previsional y cayó en 100.000 el número de jubilados, mientras que lo único que crece es el otorgamiento de la Puam (para aquellos que cumplen 65 años y carecen de los años de aportes necesarios) fijada en un 80% de la jubilación mínima -es decir, algo arriba de los 20.000 pesos a partir de septiembre.

Este rumbo lo ejemplifica también el «Congreso de la Producción y el Salario» montado por el gobierno con las cámaras empresarias, donde se sentó la burocracia sindical a comprometerse explícitamente con una reforma laboral. En palabras de Caló, «hay que revisar los convenios colectivos». Como fuera, la recomposición de la tasa de ganancia a costa de los derechos laborales no garantiza mayor inversión, toda vez que la fuga de capitales es obra de estas mismas patronales, y tampoco una mayor actividad redunda de manera automática en la creación de empleo, como prueba hoy el récord de productividad de las petroleras en Vaca Muerta obtenido a base de la intensificación de la explotación de la fuerza de trabajo. Atentar contra los convenios agudizará esta tendencia.

Es notorio que en medio de los cruces propios de la campaña electoral los voceros tanto del Frente de Todos como de Juntos por el Cambio hayan coincidido ante los hombres de negocios de la cámara de comercio estadounidense en Argentina. La reforma laboral es agitada además por el resto de los contendientes, desde los supuestos «libertarios» de Milei a los marginales del PJ como Randazzo. Contrastando con esta confluencia entre los bloques políticos patronales, la Coordinadora Sindical Clasista y el Frente de Izquierda Unidad protagonizaron un acto en las puertas de la AmCham mientras se desarrollaba el Council of America, para repudiar el consenso en el ataque a los derechos laborales.

La enconada resistencia a ceder ante los elementales reclamos populares en medio de una profunda crisis social se manifestó en el operativo de criminalización de las organizaciones piqueteras que luchan contra el hambre en las barriadas y pelean por trabajo genuino, plasmado en la denuncia penal presentada por fiscal federal Guillermo Marijuán contra el Polo Obrero y la OCR (Organización Clasista Revolucionaria) luego de la multitudinaria movilización nacional del pasado jueves 18 de agosto. Los voceros políticos y medios de comunicación que se lanzaron al ataque de las acciones piqueteras expresan la conciencia de que la apatía que se percibe generalizada puede derivar en un ascenso de las luchas populares contra el ajuste, y por eso apuntan contra las organizaciones combativas -y por elevación contra su expresión política.

La bifurcación entre los anhelos de la población trabajadora puede graficarse en otros episodios. En el marco de una jornada de lucha en distintos puntos del país, una importante concentración frente a la Embajada de China volvió a manifestar el rechazo al acuerdo para instalar megagranjas porcinas de capitales chinos, con su secuela ruinosa ambiental y sanitaria. En simultáneo, el gobierno creaba por decreto al ente que tendrá a su cargo adjudicar nuevamente la concesión de la Hidrovía a alguna multinacional, como garantía de que el comercio exterior seguirá en manos de los pulpos exportadores y el gran capital. Una cosa y otra reflejan que el programa que se negocia con el FMI no nos depara una nueva etapa de crecimiento, sino un reforzamiento del régimen de saqueo a costa de las condiciones de vida de las masas trabajadoras.

Ninguna medida escapa a esta confrontación de intereses. La supuestamente progresiva Ley de Alquileres cumplió un año con subas que alcanzan el 100% en la Ciudad de Buenos Aires. El encarecimiento de la vivienda, que expulsa a las familias obreras a la periferia de las ciudades y las condena al hacinamiento cuando no a carecer de un techo, es el resultado de la entrega del suelo urbano a la especulación inmobiliaria. Este fenómeno da el pie para una simple clarificación en manos de «Los Emuladores«, en el nuevo spot del Ojo Obrero para la campaña del FIT-U, donde luego de exponer un perfil de la candidata oficialista Tolosa Paz y aludir al desalojo de Guernica uno de ellos observa: «gobiernan para los countries, viven en los countries, ¿son todos así los candidatos?». La contraposición se traza con la izquierda, en este caso en la figura de Romina Del Plá, quien ni en su carácter de dirigente sindical docente ni de diputada nacional dejó de acudir a dar clases: un contraste de clase.

En esta quincena que resta hacia las Paso, pongamos todos los esfuerzos en convertir la apatía y el descontento popular en un pronunciamiento contra el ajuste, en un voto al Frente de Izquierda Unidad en toda la Argentina. Como titula el editorial semanal de Prensa Obrera, en el voto que duele a los dueños del poder. No es un desafío menor.

Buen domingo.

*La columna del editor de PrensaObrera.com se publica todos los domingos por la mañana. Recibí el adelanto en tu mail los sábados por la tarde, suscribite a nuestros newsletters

También te puede interesar:

Hasta cumplir la edad de retiro los trabajadores que ya cuentan con 30 años de aporte percibirían entre el 50% y el 80% de la jubilación.
Cientos de miles de jóvenes manifiestan su desconfianza con los gobiernos capitalistas.
El intendente de José C. Paz acusó a los medios de ser los responsables de la derrota oficial, una impostura de ambos lados.
Sumate a militar con el Frente de Izquierda y la UJS.