18/08/2020

El destierro de Trotsky: un planeta sin visado

Escenas de la vida de León Trotsky (X); a 80 años, la actualidad de la lucha por el socialismo

En 1927, la Oposición Unificada dirigida por Trotsky, Kamenev y Zinoviev decide llevar sus propias consignas a la movilización por el 10º Aniversario de la Revolución. Marcharon planteando “Fuego contra la derecha: contra el kulak, el nuevo rico y el burócrata”; “Que se cumpla el testamento de Lenin”, “¡Abajo el oportunismo y la escisión, y viva la unidad del partido leninista!”. A partir de esto, los tres son separados del Partido. Mientras los dos últimos se declararon arrepentidos y fueron reincorporados, Trotsky sostiene su denuncia  a la burocratización llevada adelante por Stalin, con el apoyo de Bujarin, continuando su expulsión junto con miles de miembros, llevándolo al destierro en 1928 junto con su compañera Natalia Sedova y su hijo Liova.

Instalado en Alma Ata, en Kazajstán, bajo un estricta vigilancia de la GPU, fallece en Moscú Nina, su primera hija, aquejada por una grave tuberculosis que por la persecución llevada adelante por el stalinismo, no recibió la atención adecuada. Luego de cierta vacilación por parte de Stalin, en 1929 se lleva adelante su expulsión de la URSS. Bajo acuerdo con el presidente Turco, Kemal Pashá, Trotsky es trasladado a Constantinopla, donde es hospedado en el consulado Soviético. A pesar del escarnio stalinista, es recibido por honores por los funcionarios, habiendo sido muchos dirigidos por él en la Guerra Civil. Mientras, Trotsky comienza a tramitar el pedido de asilo en distintos países de Europa Occidental y a ponerse en contacto con distintos medios donde lanzó sus denuncias contra el stalinismo. Sus pedidos de visa eran rechazados en todo el mundo tanto por la oposición de las distintas burguesías nacionales, que no querían reforzar la agitación revolucionaria doméstica, como por la presión diplomática que llevaba adelante el stalinismo. Trotsky enfrentó en su destierro, en sus palabras,“el planeta sin visado”. Bajo advertencia de que la GPU ya no velaría por su seguridad, Trotsky y su familia son enviados a las Islas Prinkipo, en el mar de Mármara.

Allí, la actividad de Trotsky varía entre la garantía de su supervivencia material, en la que combinaba el envío de artículos a distintos medios, como así también la pesca, se dedica a escribir numerosos artículos y obras, dentro de las que se destacan La Revolución Permanente (1930) y sus tomos sobre la Historia de la revolución rusa, publicados en 1932. Perdió gran parte de sus trabajos del año 1931 en un incendio en su casa, cuyo origen continúa hoy sin resolverse. Mientras, continúa sus esfuerzos por mantener el contacto con los miembros de la Oposición de Izquierda que seguían en la URSS como así también en el resto de los grupos de oposición de los PC a nivel europeo y mundial, Concentrando muchas energías en Francia, donde contaba con el mayor número de simpatizantes, aunque con enormes dificultades a partir de las divisiones internas de cada grupo.

En enero de 1933, se suicida su segunda hija, Zinna, inmersa en una profunda depresión siendo tratada en Berlín, separada de su hijo y marido, obligados a permanecer en la URSS. En julio de ese mismo año Trotsky consigue ser recibido por el gobierno francés bajo la condición de no interferir en la política nacional. Teniendo prohibido el ingreso a París, es obligado a residir en el sur del país,  manteniéndose bajo un riguroso incógnito. En su estadía en Francia continúa desarrollando su preocupación por el ascenso del fascismo, como así también su rechazo a la política ultraizquierdista seguida por el stalinismo, que habían permitido el ascenso de Hitler al poder. Habiendo ya madurado la necesidad de crear un partido independiente en Alemania, llega a la conclusión de crear una nueva internacional. Sigue desde cerca el proceso de entrismo del trotskismo francés en el Partido Socialista y sus luchas internas. Su estadía en el país galo comenzaría a verse cada vez más entorpecida a partir de la presión que ejercerán los grupos fascistas y stalinistas al hacerse pública su presencia en aquel país, viéndose obligado a abandonar suelo francés para radicarse en Noruega, donde es recibido en el año 1935 bajo el gobierno socialdemócrata.

Su exilio en Noruega coincide con el giro a la derecha del Comintern, pasando así del sectarismo ultraizquierdista que dominó la política llamada del “tercer período”, a defender la política del Frente Popular, una política de conciliación de clases con la burguesía para “enfrentar al fascismo”, lo que es profundamente rechazado por Trotsky, quien sigue sosteniendo la política del Frente Único Obrero para derrotar al fascismo, desarrollado sobre todo en A Dónde va Francia (1936). Su presencia en el país nórdico será también constantemente entorpecida por la presión de la burguesía local, como así también de los sectores fascistas y stalinistas.. En este período, Trotsky escribe una de sus principales elaboraciones teóricas, La Revolución Traicionada, obra fundamental que estudia en profundidad la burocratización de la URSS desde una perspectiva marxista, publicada en el año 1936. En el mismo año se inician los Juicios de Moscú, un gran salto de calidad en el proceso de persecución y purgas del Partido Comunista de la URSS, llegando esta vez el turno a Zinoviev y Kamenev, que se alinearon con Stalin y con Trotsky en distintos momentos de la lucha política, como así también a Bujarin, aliado de Stalin en la dirección del partido entre el 1926 y 1928. Todos son acusados de colaborar con el trotskismo en hechos de sabotaje y colaboración con potencias extranjeras que solo existían como fabricaciones del aparato de calumnias del stalinismo. Las amenazas de los fascistas, sumada a la presión diplomática soviética, lograron finalmente la expulsión de Trotsky de Noruega, obligándolo a abandonar Europa para ser recibido por el gobierno de Lázaro Cárdenas en México.

Leer todos los capítulos de esta serie en la sección del 80 aniversario del asesinato de León Trotsky.

También te puede interesar:

Del "realismo socialista" a las redes sociales y la corrección política, en la segunda parte de la entrevista con el escritor, ensayista y docente.
Los vínculos entre literatura y política y el lugar del revolucionario ruso, en esta primera entrega de la entrevista realizada al escritor, docente y crítico.
Un legado imprescindible a 80 años del asesinato de León Trotsky
Intervención de Rafael Santos en la charla-debate "Actualidad y vigencia del legado de León Trotsky"
Continuemos con la campaña de frente único resuelta en la Conferencia Latinoamericana
Intervención de Patricia Jure en la charla "Actualidad y vigencia del legado de León Trotsky"