05/06/1997 | 542

El Estado capitalista es un nido de ratas

En una semana signada por la movilización popular, se han acentuado las evidencias de la descomposición del régimen menemista.


Cabezas


Luego de cuatro meses de investigación, la conclusión es que, o fue la policía o fue Yabrán. Esta sola disyuntiva denuncia el carácter político de este crimen. Ahora se sabe que el ‘ejército privado’ de Yabrán cuenta con 16 comisarios bonaerenses, federales, de Inteligencia o ex represores de la ESMA.


El sospechoso de la autoría ‘intelectual’ del crimen tuvo la posibilidad, sin embargo, de hacerse oír por Menem, a través del ex cuñado de éste, Emir Yoma. Estuvo a punto de conseguir la destitución del jefe de los ‘servicios’ Anzorreguy, a quien atribuye la difusión de un informe que describe la composición del aparato de seguridad de Yabrán.


El juez a cargo de la investigación, Macchi, le tomó declaración a Yabrán, luego de darle más de una semana para armar las declaraciones y ocultar las pruebas. El propio interrogatorio fue un ‘paseo’.


Luego de cuatro meses, las pruebas materiales han sido sistemáticamente confundidas. El arma puede o no ser; la bala contiene ADN de más de una persona; los detenidos que se autoinculparon, pautaron su entrega y lo que declararon fue corregido hasta 3 veces. La cámara fotográfica apareció tan sospechosamente, que el propio Brown llegó a decir que quizá la habían tirado una semana antes.


La investigación es un fraude tan grande, que la Asociación de Periodistas ha solicitado que el juez Macchi y el comisario Fogelman sean relevados de la causa.


Policía bonaerense


El desplazamiento de De Lázzari y su reemplazo por Brown, archivó el intento de desplazar a 77 policías bonaerenses integrantes de una banda dedicada al robo y tráfico de drogas.


El cuestionado jefe de la policía provincial, Vitelli, salió respaldado por Duhalde y de los 406 policías destituidos por Brown, sólo 2 coinciden con la lista de los 77 de De Lázzari.


La policía bonaerense está vinculada al atentado de la AMIA, pero aun así goza de buena salud y de la protección de Duhalde.


Bernasconi


El juez está al borde del juicio político por pertenecer a una banda encargada de armar evidencias, como los casos de Cóppola y de Tarantini. Los cómplices de Bernasconi, detenidos, fueron acusados de robar televisores en los allanamientos. A pesar de todo esto, la Cámara de Diputados le dio a Bernasconi una nueva chance.


Balza


El defensor de uno de los implicados en el caso Carrasco ha pedido que Balza sea indagado nuevamente por presunto encubrimiento en el crimen del soldado. «El pedido del abogado Marcelo Inaudi se suma a la intención del juez de indagar a Balza por falso testimonio calificado…» (La Nación, 31/5). En la comisión de juicio político &127de Diputados está a la consideración el aval del juez a «la intervención ilegal del Ejército y de ocultar importantes pruebas» (ídem).


IBM Banco Nación


El robo de la informatización del Banco Nación ya tiene sus primeras víctimas. Estafa mediante, lo que «se podría haber resuelto con recursos existentes por 60 millones de dólares», costó 425 millones. De cinco involucrados en esta estafa, cuatro están prófugos. Cavallo había sido informado del sobreprecio de 365 millones de dólares.


En este escándalo son cómplices cavallistas y menemistas.


Los medios de comunicación no se hacen eco de este caso con la misma dedicación que al de Yabrán, a pesar de que EE.UU. se niega a colaborar con la investigación.


Contrabando de armas


La Cámara Federal de la Capital Federal ordenó al juez Urso que cite a Emir Yoma en la causa por la venta ilegal de armas a Ecuador, y confirmó el procesamiento del ex ministro de Defensa, Oscar Camilión.


Yoma, ex cuñado de Menem y de Ibrahim, que pretendió acercar posiciones entre Cavallo y Yabrán, y que actuó esta semana como vocero de éste ante Menem, está involucrado en la causa como comisionista (2 millones de dólares). Emir Yoma fue denunciado en 1990: Menem tuvo que reemplazarlo cuando saltó que había pedido una coima del 20% para modernizar la Casa de Moneda; fue el que logró que Amira fuera sobreseída en la causa del lavado de dólares.


En este caso también está involucrado Cavallo, entonces ministro de Economía, el Ejército y, por supuesto, el propio Menem.


Como se puede apreciar, no hay organismo del Estado que haya estado ajeno a coimas, asesinatos, desfalcos, estafas o encubrimientos. El carácter crecientemente delictivo del presente régimen político sale a la luz al calor del agotamiento de los llamados planes económicos y la despiadada lucha por la sucesión presidencial.


La impunidad de los delincuentes dependía hasta ahora de la uniformidad del poder. La crisis económica produjo la división de la burguesía y desató una guerra sin cuartel entre los clanes.


Pero sólo los trabajadores podemos terminar con la ‘fiesta’.

También te puede interesar: