03/09/2018

El gobierno de Insfrán, nuevamente en la mira

Los allanamientos en Formosa

En el marco de una causa por lavado de activos y fraude con las importaciones, que instruye el juez en lo penal y económico de la Nación, Gustavo Meirovich, fueron detenidas en estos días dos personas que estarían ligadas al gobierno provincial de Gildo Insfrán. Se trata de una causa que se encuentra conectada con otra conocida como “mafia de los contenedores”. Las detenciones fueron precipitadas por las declaraciones del testigo arrepentido Mariano Martínez Rojas (ex dueño de Tiempo Argentino), quien también es testigo en la mega causa conocida públicamente como de los cuadernos de la corrupción.


Según trascendidos periodísticos, el lavado de activos se hacía a través de cheques que salían de la provincia. Esos cheques estaban vinculados a negocios con las obras públicas, que iban a parar a la bolsa de Buenos Aires a través de Norberto Peluso, hermano del ex titular de Lotería Bonaerense en la época de la gobernación de Scioli. Con estos cheques se compraban títulos públicos que eran vendidos, transformándolos en efectivo que retornaba o iba a la compra de dólares para importaciones truchas, en tiempo del cepo cambiario bajo el kirchnerismo, con un valor del dólar de importación 40% más bajo que el paralelo ¡un negocio jugoso! Acá es donde se vincula con la causa de los contenedores. Según Clarín, ese dinero era girado al exterior, para luego “ingresar mercadería por mucho menos dinero del declarado o directamente, no traer nada” (31/8). Martínez Rojas afirma que se habrían lavado 200 millones de pesos provenientes de Formosa.

En la maniobra de los cheques participaba el Fonfipro (fondo fiduciario provincial), la misma institución utilizada por el gobierno de Insfrán en el pago a The Old Fund (de Alejandro Vandenbroele) de una suma de 7.6 millones de pesos por una absurda consulta en la restructuración de la deuda provincial con la Nación. Esto figura en la causa Ciccone por la cual está preso Boudou y el gobernador Insfrán indagado, la causa aún sigue abierta y en curso de investigación.


Martínez Rojas, se dijo, es testigo también en la causa de los cuadernos. El escandaloso caso de los “cuadernosgate” desnuda a todo un régimen político de corrupción que involucra tanto al PJ y el kirchnerismo -la propia Cristina Fernández recientemente reconoció la existencia de la carterización de las obras públicas en una intervención en el Senado- como al gobierno de Macri. “La patria contratista” se acomoda a todos los gobiernos y todos los gobiernos se acomodan a “la patria contratista”. El “lava jato” argentino involucra a varias de las empresas con obras dentro de la provincia, empresas como: BTU, Electroingeniería, Austral Construcciones o Carranza S.A. entre otras, que llevaban adelante obras ligadas a la construcción del gasoducto, del tendido de redes eléctricas o de rutas. 


Hace poco tiempo, el 6 de agosto, también fue allanada la sede de Vialidad provincial en el marco de una investigación por licitaciones fraudulentas y malversación de fondos.


Crisis política


El gobierno provincial salió rápidamente a despegarse de los detenidos y a poner en marcha todo el aparato mediático en defensa del gobernador Insfrán, ubicándolo como víctima de un ataque político. El ataque, según los defensores de Insfrán, provendría del macrismo, quien lo tuvo como aliado a la hora de aprobar todas las leyes.


El manejo de la justicia por parte del macrismo en las causas federales que tiene al gobernador Insfrán y a su entorno en la mira en casos de fraude y corrupción (se podría agregar de narcotráfico), pareciera ser un reaseguro por si hiciera falta, por parte del gobierno de Macri, para mantener alineado al PJ formoseño y avanzar juntos en la guerra declarada al pueblo trabajador.


Pero Insfrán podría pagar caro las consecuencias de este escándalo. La avanzada judicial y el quiebre de un sector del gobierno, representado por el diputado provincial Adrián Bogado (hijo del fallecido vicegobernador Flor Bogado), podría golpear a la camarilla gobernante que en los últimos meses tuvo que enfrentar dos multitudinarios acampes por vivienda, combatiéndolas con represión y cárcel. Además chocó contra las expresiones populares a favor de los derechos de las mujeres cuyos senadores dieron la espalda y, por último, la movilización de estudiantes y docentes en defensa de la educación pública, tan duramente golpeada en la provincia, en el marco de la rebelión educativa en todo el país.


Frente al agotamiento de este régimen político podrido, los trabajadores debemos sacar las mejores conclusiones, necesitamos lanzarnos de forma urgente a la tarea de organizar una herramienta política propia, totalmente independiente de las fuerzas que nos gobiernan para poder así derrotar el ajuste pergeñado por el pacto FMI-Macri-Insfrán y preparar las condiciones para una


Asamblea Constituyente Soberana que tome las medidas necesarias para evitar una nueva bancarrota nacional.

 

También te puede interesar: