16/08/2012 | 1235

El gobierno de los seis pesos por día

Seis pesos por día. Eso es lo que necesita un argentino para comer… según lo que ‘informa’ el IndeK. El alcance de la falsificación de las estadísticas oficiales ya llegó al ridículo.


Pero también, a la indignación popular.


Otras oficinas de estadísticas, universitarias o provinciales, calculan que la canasta alimentaria es cuatro veces mayor a la que ‘informa’ el gobierno.


Son cifras que desnudan ‘otra’ Argentina.


Un país donde la canasta de pobreza –comer, vestirse y viajar- está en los 6.300 pesos para una familia tipo. La conclusión es clara.


La pobreza en la Argentina no es sólo una cuestión de desocupados o ‘excluidos’.


Una parte importante de la clase obrera no llega a la línea de pobreza.


Con seguridad, todos los precarizados, que representan más de un tercio de la fuerza laboral.


¿Qué decir de los 1880 pesos de jubilación mínima, que abarca al 75 por ciento de los jubilados?


Después de nueve años de kirchnerismo, el balance no puede ser más lapidario.


El crecimiento a tasas chinas, que llena los discursos de la cadena nacional, sólo sirvió para enriquecer a los Roggio, Cirigliano, o a los especuladores de la deuda pública.


Ante este panorama, los que gobiernan sólo tienen para ofrecernos más golpes al poder de compra del salario.


Ahí están los aumentos en las naftas, el gas, los peajes y el transporte.


Ahora, el gobierno de los ‘seis pesos’ por día va a sentar a las burocracias sindicales oficialistas al consejo del salario mínimo. Sólo para que acaten, sin chistar, un rasero salarial de miseria.


Los Macri y demás opositores no tienen un programa diferente.


No es de extrañar, por lo tanto, que los dos –Macri y los K- se empeñaran a fondo contra el sindicato del subte y su lucha por defender, en paritarias, sus conquistas salariales y laborales.


Para defender nuestras reivindicaciones, luchemos por la independencia sindical y política de los sindicatos.


Y por unir al movimiento obrero con el socialismo revolucionario.

También te puede interesar:

En la apertura del Congreso Bancario dijo, al lado del burócrata Palazzo, que lo que más le importa es que los salarios le ganen a la inflación. Los números lo desmienten.
Acerca de una crítica de Rolando Astarita a una nota de Prensa Obrera.
La inflación se come las recomendaciones del gobierno y los expertos.
Las recientes cifras del Indec anuncian un nuevo golpe al bolsillo popular con un aumento del 3,1% en los precios de los alimentos.