19/10/2016

El gobierno vuelve a la carga para liquidar el Borda y el Moyano

Proyecto de “Polo de las Neurociencias”, al servicio de los monopolios farmacéuticos.
APEL Psicólogos

El debate sobre el Presupuesto 2017 de la Ciudad de Buenos Aires ha obligado a que el gobierno privatista del PRO blanquee un nuevo (el segundo) intento de desarrollar otro negociado sobre la base de la liquidación de los hospitales monovalentes de la Ciudad de Buenos Aires -especialmente el Borda y el Moyano, pero también el Alvear, consistente en la reconversión de dichas unidades hospitalarias en un pomposo “Polo de las Neurociencias”.

 

En el apartado correspondiente al Ministerio de Salud del Proyecto de Presupuesto, se presenta en sociedad la reconversión privatista del Borda y el Moyano como un “cambio de paradigma”: Allí se informa que “…entre las principales inversiones en 2017 se incluyen el fortalecimiento de hospitales de cabecera… la reconversión de hospitales neuropsiquiátricos en hospitales de neurociencias…” (pág. 16) y en los capítulos específico de los hospitales Borda y Moyano se especifica que “…cabe agregar que el hospital se encuentra en la tarea de confeccionar una propuesta de nueva estructura para ajustar su perfil como parte de un polo de neurociencias…” (pág. 76 – pág. 138)

 

El engendro macrista del “Polo de Neurociencias” sobre el Borda y el Moyano encierra varias aristas que se inscriben en la agenda y aspiraciones de distintos sectores capitalistas del mercado inmobiliario y farmacéutico.

 

El “Polo Neurocientífico” viene a sumarse a la proliferación de “Polos” (capitalistas) en el sur de la Ciudad, marca registrada en la política macrista gubernamental de privatización del suelo público: el Polo Tecnológico de Parque Patricios, el Polo de las Artes en La Boca y San Telmo, el Polo del Diseño en Barracas, el Polo Farmacéutico en Lugano y ahora, el Polo de las Neurociencias en el Borda y el Moyano.

 

La reconversión de ambos hospitales como las dos columnas vertebrales del “Polo de las Neurociencias” formará un “corredor medicinal” junto con el Polo Farmacéutico de empresas privadas de Lugano.

 

¿Cuál es el objetivo?: avanzar en un negociado inmobiliario y reconvertir al “Polo de las Neurociencias” en un gigantesco centro de investigaciones neurocientíficas al servicio de su vecino “Polo Farmacéutico”.

 

En limpio, un gran centro tercerizador al servicio de los pulpos farmacéuticos donde cada paciente será un potencial (o real) protocolo de investigaciones (como ya ocurre hace años de manera solapada en ambos hospitales).

 

Este Proyecto es el segundo intento macrista de avanzar sobre el Borda y el Moyano; el primero, en el año 2012 –que consistía en construir el Centro Cívico en esa zona, con el acuerdo del kirchnerismo y de la burocracia sindical–, fracasó como consecuencia de la movilización y la resistencia de los trabajadores del Borda y tuvo que ser trasladado a Parque Patricios.

 

La reconversión planteada por el gobierno macrista de Rodríguez Larreta tendrá como consecuencia el cierre de muchísimas áreas y servicios de ambos hospitales (especialmente los dispositivos social comunitarios) e inclusive de servicios de internación. Se equivocan quienes señalen que el “Polo de las Neurociencias” es una “restauración manicomializadora”: hace 5 años, el propio Hospital Borda con el acuerdo de la Asociación de Médicos Municipales (los principales fogoneros del Proyecto del Polo Neurocientifico) cerró su área de internación.

 

La reconversión planteada pretende acelerar un proceso de externaciones compulsivas hacia clínicas privadas que mantienen convenios con el Gobierno de la Ciudad, ampliar las áreas de “Docencia e Investigación” en detrimento de los servicios y dispositivos asistenciales (tanto de consultorios externos como de internación) y transformar a los pacientes “crónicos” que sobrevivan a las externaciones compulsivas (y a muchos ambulatorios) en “ratas de laboratorio” de protocolos de investigación requeridos por los pulpos farmacéuticos (muchos de ellos seguramente del vecino “Polo Farmacéutico”).

 

En el presupuesto 2017 no figura ni está planificada la apertura de servicios de internación psiquiátrica en hospitales generales ni la construcción de nuevos dispositivos sustitutivos (Casas de Medio Camino, Centros de Día, Centros Comunitarios, Hospitales de Noche, Residencias Protegidas, etc.), según lo establece la Ley de Salud Mental de la Ciudad y la Ley Nacional de Salud Mental.

 

No sería extraño que el propio gobierno de la Ciudad presente su proyecto de “Polo de las Neurociencias” enmarcado en el Plan Nacional de Salud Mental del gobierno kirchnerista, del año 2013, el cual pone como límite al 2020 como “el año sin manicomios”.

 

Urge lanzar e instalar una campaña por el “No al Polo de las Neurociencias en el Borda y el Moyano” de cara a los trabajadores de ambos hospitales y a las organizaciones y agrupaciones del campo de la Salud Pública y Salud Mental.

 

Contraponemos al proyecto macrista la necesidad de crear en los hospitales monovalentes de la Ciudad nuevos servicios clínicos, polivalentes y comunitarios, bajo gestión de los trabajadores.

 

También te puede interesar:

A una década de sancionada la Ley Nacional de Salud Mental.
A propósito de las declaraciones del exministro de Salud de Macri.
Contra el recorte de Larreta y Quirós