27/04/1993 | 389

El Interior reclama: ¡Paro activo nacional!

En las últimas horas, ha comenzado a afirmarse una tendencia de lucha generalizada en el interior del país, donde sindicatos, coordinadoras y centrales obreras regionales están convocando a movilizaciones callejeras con ocasión del 1º de Mayo.


En el Chaco, la convocatoria a un paro activo con movilización —impulsado desde el cuerpo de delegados de los empleados públicos— se produce luego de que los estatales han llamado a la huelga indefinida, y los docentes amenazan con seguir el mismo camino.


En Salta, la propia CGT regional ha debido llamar a una marcha para el 1º, en un cuadro de crecientes movilizaciones de los trabajadores estatales.


En Neuquén, el CTA (cuyos gremios son dominantes en toda la región, tuvo que anunciar el levantamiento de la “peña” con la que esperaba conmemorar el 1º de Mayo, para apoyar la convocatoria a una movilización de protesta en un marco de agudización de la lucha docente en Río Negro y en Neuquén.


En Santa Cruz, los sindicatos de empleados públicos, docentes y Luz y Fuerza encabezan una convocatoria a un acto cuyo programa —junto a las reivindicaciones obreras de la región— reclama a la CGT la concreción de un paro activo nacional.


Por último, la propia cúpula cegetista ha anunciado un acto en el gran Rosario, sacudido por luchas en grandes concentraciones fabriles.


¿Qué revela esta tendencia? Simplemente, que detrás del telón “exitoso”  de los negociados capitalistas, aflora en todo el país una catástrofe social sin precedentes. Los despidos de decenas de miles de estatales se combinan con el éxodo desesperado de trabajadores rurales (como resultado de una aguda crisis agraria) y las cesantías en grandes fábricas vaciadas por los  mismos pulpos que se enriquecen con las “privatizaciones” (Bridas, Bunge y Born). Frente a este ataque generalizado, se han puesto en marcha poderosas tendencias de lucha, y la formación de coordinadoras regionales que procuran centralizar los movimientos en curso ante la parálisis cegetista.


Casi todas estas convocatorias regionales fueron formuladas por direcciones que han pregonado (¡y aún lo hacen!) la política del “consenso”, es decir, aceptar los retiros voluntarios, la destrucción de los convenios y los cierres de fuentes de trabajo (esto, comenzando por la propia dirección cegetista de Naldo Brunelli). Pero el 1º de Mayo los encuentra lejos de la “paz social” que esperaban como resultado. La política de la colaboración hace agua por todos lados, hundida por la ofensiva gubernamental y la resistencia obrera.


Este panorama de luchas en vísperas del 1º revela que las consignas que presiden el acto del PO-Mst —exigir a la CGT y al CTA el paro activo nacional y un plan de lucha— están plenamente inscriptas como tendencias de la situación política nacional.


Las marchas convocadas en el interior son una victoria del activismo obrero y los trabajadores en lucha contra la pasividad burocrática. Brunelli y sus émulos regionales van a esforzarse en limitar todos sus alcances. Por lo pronto, la convocatoria a San Lorenzo y las amenazas sobre “futuros 500 paros” tratan de disimular la política de deserción cegetista respecto de una convocatoria de masas a Plaza de Mayo, y la no concreción del paro activo de 36 horas votado por el confederal desde el año pasado. Las marchas del interior deben servir para una gran campaña de asambleas, para debatir y votar pronunciamientos a favor del paro de 36 horas y un plan de lucha, y para constituir columnas de gremios, agrupaciones y partidos favorables a esta política.

También te puede interesar:

Pronunciamientos en las legislaturas y participación en las concentraciones de solidaridad.
Funcionan a pleno la construcción y la industria en pleno desastre sanitario.
Ante condiciones excepcionales, una propuesta excepcional. Escribe Néstor Pitrola.
Solo los y las trabajadoras podemos dar salida a la crisis.