16/12/2010 | 1159

El miércoles 8, una movilización crucial

En el feriado del miércoles 8, el país amaneció con la noticia de una nueva represión feroz con otros dos muertos. Al mediodía, y en el predio del Soldati, una conferencia de prensa de «Memoria Verdad y Justicia», junto a los parientes de los asesinados, denunció el nuevo crimen policial. Por la tarde, íbamos a realizar una marcha por el centro porteño. El curso de los acontecimientos obligó, sin embargo, a cambiar el rumbo. Durante la mañana, los ocupantes fueron reinstalándose en el predio, para retomar su lucha por el techo. Pero pasado el mediodía, un «piquete» de la Metropolitana comenzó a actuar provocativamente contra ellos. De inmediato, dirigentes políticos, barriales y vecinales nos interpusimos para impedir una nueva represión. En esas condiciones, la marcha del centro se trasladó a Soldati: hacia las tres de la tarde, miles de militantes, entre ellos una gruesa columna del PO de Capital, marcharon desde Cruz y Escalada hasta la toma, ante la emoción de los ocupantes. La movilización se dirigió luego a bloquear las oficinas de la Unidad de Gestión Social (Ugis) del gobierno de Macri, donde se exigió la provisión de agua, alimentos y asistencia sanitaria a las familias. La masiva movilización del miércoles fue decisiva para impedir un nuevo desalojo. En los días siguientes, el PO denunció la tentativa de liquidar a los ocupantes liberando la zona, por un lado, y sometiéndolos al hambre, por el otro. Nuestros militantes trabajaron todo el tiempo en la solidaridad y organización de los ocupantes, en la elección de delegados y en la lucha política contra los punteros oficiales.

También te puede interesar:

Desde el Polo obrero denunciamos el mamarracho qué está haciendo el gobierno con las víctimas de violencia de género.
Se puso en pie el Plenario de Trabajadoras (PDT) en el barrio.
Exigimos a Larreta aumento real de la asistencia alimentaria y kits sanitarios.