22/11/2007 | 1018

El PCR en Tucumán: Una estafa no es balance

El semanario Hoy (6/11) presenta un balance de las elecciones en la provincia que es una verdadera estafa.


Suman los votos en blanco y nulos con abstención para reunirlos en un “voto bronca conciente”, de “no caer en esta trampa planteada por las clases dominantes”. En realidad, la concurrencia fue superior a la de 2003 y un enorme porcentaje no concurre a votar porque se encuentra fuera de la provincia, sea por carecer de documento, por enfermedad, por motivos personales, e incluso políticos contradictorios con cualquier principio de lucha, hasta por desinterés por la política.


Simultáneamente, el semanario se dedica a atacar la votación del PO, cambiando los porcentajes. Nos presenta con un 0,58% cuando obtuvimos el 0,87% a Presidente y 1,35% a Diputado nacional, lo cual significa la mayor votación, un 20 por ciento más que en 2003 a Presidente y un 15 por ciento respecto de la votación de agosto.


El articulista, en su línea de ataque al PO, defiende algo muy sensible para el PCR como es su concubinato con la dirección burocrática de Uatre. El PCR no tiene inconvenientes en apoyar a una dirigencia sindical que en las recientes elecciones provinciales llamó a votar por Alperovich.


En la principal seccional de Uatre, la de los trabajadores de empaque, el PO impulsó una lista antiburocrática que salió segunda (sobre cuatro), que basó su campaña en la necesidad de duplicar el actual salario mínimo, en la eliminación del trabajo en negro, en la necesidad de recuperar el sindicato para los trabajadores, para poder impulsar la lucha por estos reclamos.


El PCR, en esta contienda apoyó a la lista oficialista que, al mejor estilo alperovichista, pagaba a los votantes.


El PCR está profundamente alineado con todo el arco burocrático de los sindicatos. Esto explica su balance ‘conciente’ de las elecciones nacionales.

En esta nota

También te puede interesar:

La justicia de Santiago del Estero allanó una de las fincas de la familia Alperovich. La familia posee más de 100 mil hectáreas en el noroeste de nuestro país.
Un trabajador de la construcción víctima de la precarización laboral.