14/10/2020

El preencuentro por la vivienda y la política de provocaciones del PTS

Foto: Daniel Peluffo @ojoobrerofotografia

El éxito del preencuentro por la vivienda realizado el lunes 12 en Guernica, por su representatividad y convocatoria, parece haber sido intolerable para el PTS, que potenció la línea faccional que venía llevando adelante desde hace varias semanas.

El PTS desembarcó tarde en la lucha de Guernica, con decenas de militantes que se encargan de atacar a los delegados y a las organizaciones que apoyan esta lucha desde hace meses. Su objetivo es “abrirse paso”, a costa de favorecer al gobierno de Kicillof y Andrés Larroque. Reclaman que haya “más democracia”, en una ocupación que se destaca por sus permanentes asambleas por barrio, recurrentes asambleas generales, reuniones sistemáticas de delegados, una deliberación permanente que incluye a los vecinos y vecinas de la toma.

En un cuadro de ofensiva del gobierno, de ataques directos de Larroque a las familias de Guernica y a las organizaciones, y a pocos días de la fecha dictada por el juez para realizar el desalojo, el PTS utilizó una tribuna donde deliberaban 30 tomas de tierras -que no fue producto de su actividad- para intentar desarrollarse a sí mismo no en favor de la lucha de Guernica sino incluso en su contra.

Este accionar no sorprende de parte de una corriente que torpedea desde afuera los procesos de lucha que se producen y los reagrupamientos combativos. En la ocupación de la gráfica AGR-Clarín, la comisión interna llegó a votar la expulsión del PTS de la comisión de apoyo por sus política de sembrar intrigas. Es constante el ataque sistemático a los sindicatos recuperados, además de su absoluta ignorancia y desprecio por la militancia barrial y la organización piquetera.

En Guernica funciona un frente único de lucha, dentro del cual las diferencias se debaten respetando los acuerdos para impulsar la lucha. El apoyo al cuerpo de delegados pone por delante el interés general, que el PTS boicotea con todas sus iniciativas.

En esta nota

También te puede interesar:

Son horas claves para la resolución del conflicto y para evitar un desalojo violento.
El gobierno continúa hostigando y amenazando con desalojo a las 11 familias que viven en el predio.
Es imprescindible crear el banco de tierras provincial, y que se impulsen de manera efectiva programas de viviendas populares.
Se presentaron los resultados del censo en las tierras.
Hay más de 1.400 familias asentadas en el lugar.