21/04/2016 | 1407

El primero a Plaza de Mayo

- Por un paro contra los despidos, los tarifazos y por el salario - Por la independencia política de los trabajadores - Por la unidad socialista de América Latina


Foto: Javier Entrerriano


 


La jornada del 1° de Mayo en la Plaza de Mayo es una conquista de los sindicatos y comisiones internas clasistas y, desde 2011, del Frente de Izquierda.  


 


Los motivos para ocupar este año la plaza del poder político son más que claros.  


 


El gobierno de Macri y los gobernadores -kirchneristas, pejotistas o socialistas- están empeñados en trasladarle a los trabajadores todo el peso de la quiebra nacional. No han vacilado en consumar 150.000 despidos y despojar al salario del 25% de su poder adquisitivo en muy pocos meses. La burocracia sindical defiende sus prebendas en el Estado, pero rechaza una respuesta de conjunto contra estos atropellos. El kirchnerismo se moviliza en defensa de sus causas judiciales -no por las agresiones cotidianas al pueblo que trabaja. 


 


Este 1° será también el escenario de una gran crisis continental, con epicentro en Brasil. Un golpe parlamentario apunta a llevar hasta el final el ajuste y el viraje al capital internacional. El derrumbe del gobierno de Dilma, que albergó a esos golpistas hasta hace muy poco -y que quiso ser él mismo el ejecutor del ajuste- es el final de una “izquierda” entrelazada política y financieramente al capital.


 


Saquemos conclusiones: la lucha contra los Macri -de Brasil y de Argentina- debe apoyarse en las fuerzas y el programa de la clase obrera, y acentuar como nunca nuestra separación del nacionalismo o centroizquierdismo fracasados.  


 


Los golpistas de Brasil, y los Macri de Argentina, tendrán que vérselas con la clase obrera y con la bancarrota capitalista mundial.  


 


La izquierda tiene la responsabilidad de liderar los episodios decisivos que se vienen. 


 


Con esa convicción, ganemos la Plaza este 1° de Mayo.  


 


 

También te puede interesar:

Se realizó la charla “Despidos en pandemia: género y precariedad”.
Ante condiciones excepcionales, una propuesta excepcional. Escribe Néstor Pitrola.
Organicemos asambleas no docentes como para sumarnos a las y los docentes de AGD UBA que están en un plan de lucha por el salario.
Hay al menos 18 muertos y varias personas están desaparecidas. Sigue la rebelión.
El ministro de Economía pidió la renuncia al subsecretario de Energía Eléctrica, pero este se mantiene en el cargo.