15/09/2020

El PTS y una presentación funcional al gobierno y la oposición de derecha en Río Cuarto

Un debate que excede las fronteras de una ciudad.

Ha habido una nueva postergación de las elecciones en la ciudad de Río Cuarto. En la previa de la última suspensión, el PTS realizó una presentación ante la Junta Electoral, en nombre del FIT; solicitando que, para decidir el levantamiento de las elecciones, se realizará una encuesta; porque según el PTS hay una “necesidad de implementar mecanismos de consulta que permitan a esta Junta y a las fuerzas políticas que participamos de la misma contar con información precisa sobre la opinión de la población sobre la realización del acto comicial”. La Junta Electoral, dominada por el gobierno, rápidamente abrazó la propuesta del PTS, de modo que la cuestión de la encuesta actuó como una vía para llevar adelante el objetivo de levantar las elecciones.

Recordamos que las elecciones de renovación de autoridades estaban previstas para el 29 de marzo y se suspendieron en sucesivas oportunidades. Desde entonces, el PJ en el gobierno ha hecho uso y abuso de la pandemia para establecer una orientación de ajuste, tomando medidas como recorte de salarios y aguinaldos. El intendente Juan Manuel Llamosas sigue la misma orientación que el gobernador Juan Schiaretti, que tras la pandemia impulsó un ataque a jubilaciones y sueldos; con una orientación represiva tendiente a imponer un Estado policial. La expresión más brutal de esa política, han sido las 6 víctimas a manos del aparato represor.

En este marco las elecciones se fueron posponiendo y las autoridades se auto prorrogaron los mandatos, como resultado de un pacto entre el PJ y la oposición macrista en el Concejo Deliberante. Mientras tanto la ciudad se abrió a muchísimas actividades, por presión de las patronales, y el gobierno no tomó las medidas elementales para reforzar el sistema de salud, ni asistió a las familias sin trabajo. Para el gobierno y la oposición de derecha, en Río Cuarto se puede hacer de todo, menos votar.

Con su presentación, el PTS lejos de intervenir en defensa de los derechos democráticos del pueblo trabajador se allanó y revalidó una posición antidemocrática que tiene como objetivo encubrir la responsabilidad del gobierno en la propagación de la pandemia en la ciudad. Al respecto, vale tener en cuenta que la propuesta de volver a suspender las elecciones la llevó adelante primero Gabriel Abrile, el candidato radical-macrista, que especula con un mayor desgaste del oficialismo que le permita ganar la elección. Llamosas por su parte acordó la suspensión con la expectativa de que se vote dejando de lado el debate de la acción del gobierno para atender la pandemia. Como se ve unos y otros especulan con el derecho al voto de la población. El PTS ha sido funcional a la posición del derechista Abrile y del gobierno.

La mencionada presentación del PTS se opone a la posición que el FIT de Río Cuarto (firmada por PO, IS y PTS) estableció con fecha del 2 de julio, en la que señalábamos que “está en curso una prórroga contra el pueblo trabajador. El intendente Juan Manuel Llamosas, con mandato vencido y sin el aval del voto popular, va a continuar ejerciendo un gobierno de ajuste”. Asimismo, se expresaba “… el alargamiento de los mandatos es el resultado de un acuerdo corporativo de las tres fuerzas políticas con representación legislativa. Hacemos por Córdoba, Cambiemos y las dos versiones de Respeto, han suscrito para prorrogar los mandatos del intendente, concejales y tribunos de cuenta más allá del 2 de julio de 2020”.

La apropiación del PTS, realizando una presentación por su cuenta, no es un método para debatir y superar divergencias en el marco del frente único, sino por el contrario un divisionismo rupturista al punto que el texto en marras fue negado al resto del FIT y mantenido oculto. La presentación realizada además es oportunista, en lugar de advertir a la población trabajadora lo que está en juego el PTS pretende que el Frente de Izquierda se acomode en función de una especulación electoral. Pero lo que está en juego es presentar al FIT como un polo de independencia política para luchar por todas las reivindicaciones y en la defensa de las libertades democráticas. Lo señalado requiere de una campaña política común, terminando con apropiaciones indebidas.

El debate presentado excede las fronteras de la ciudad de Río Cuarto. Si lo extendemos a todo el país, plantea una división del FIT, por un lado, y seguidismo a la derecha y al gobierno, por el otro. Llamamos al PTS a abandonar esta posición de adaptación y retomar el camino de la unidad que representa nuestra alianza. Es necesario defender al Frente de Izquierda como un polo de independencia política, que luche por un programa de salida de las y los trabajadores, para que la crisis la paguen los capitalistas.

 

 

En esta nota

También te puede interesar:

Luego de varias medidas de lucha, imponen a la patronal el pago de la quincena, los descuentos y el medio aguinaldo.
El Polo Obrero desarrolla un programa para terminar con la falta de trabajo y de vivienda.
La iniciativa parlamentaria del FIT recoge la demanda popular de impedir que las hectáreas quemadas sean destinadas a negociados inmobiliarios.
El secretario general del Soelsac deberá responder por los agravios realizados.
Subcontratados y con ingresos mínimos, vienen luchando durante todo el año y ahora deberán enfrentar una paritaria a la baja.
El hecho evidencia la complicidad de las autoridades y da cuenta de un régimen universitario en decadencia.