10/06/2015 | 1367

El retorno devaluado del caso Nisman


Los informes divididos de la junta médica y la junta criminalística, así como las últimas filtraciones del caso, han puesto de relieve otra vez que la causa Nisman es un campo de guerra entre los servicios de inteligencia y de intrigas políticas que recorren todo el aparato estatal.


Golpes y contragolpes


En su regreso a la televisión, el programa de Jorge Lanata exhibió el video oficial del operativo de la madrugada del 19 de enero, que indicaría una grosera adulteración por parte de la Policía Federal del escenario donde fue hallado muerto el fiscal. Al mismo tiempo, también se filtraron datos preliminares de la pericia tecnológica que probarían accesos remotos a la computadora del fiscal para borrar archivos, pero también un ingreso local a través de tres pendrives en un momento en que según todas las partes el fiscal ya había muerto. A estas revelaciones, desde el oficialista «Página/12» (7/6), Raúl Kollman contestó con una defensa del operativo y poniendo en duda la hipótesis del ingreso con los pendrives. Pero al mismo tiempo, el juez Rodolfo Canicoba Corral ha decidido avanzar en la investigación de los gastos suntuarios del fiscal y un supuesto lavado de activos que involucra también a su madre y a Diego Lagomarsino.


Por otra parte, la jueza Fabiana Palmaghini ha pedido a la fiscal Viviana Fein para que investigue una posible asociación entre servicios argentinos e iraníes para vigilar a Nisman,y Elisa Carrió, a suturno, insinuó que el jefe del ejército César Milani podría estar detrás de un espionaje sobre sus comunicaciones telefónicas y volvió a señalarlo como cómplice de la muerte del fiscal.


Compromiso


Luego del revuelo durante unos días, la causa Nisman ha vuelto al estado de letargo en que se encontraba en los últimos tiempos .La nueva embestida quedó confinada al Grupo Clarín y figuras marginales como Carrió. Ninguno de los referentes importantes de la oposición y de la burguesía, ni siquiera la Corte, se han hecho eco de las últimas revelaciones. Al revés, el Poder Judicial es un campo de negociaciones. y compromisos En el marco de los debates por el nuevo Código Procesal Penal, el radical Manuel Garrido denunció en una reunión de comisión de la Cámara de Diputados que «hay un acuerdo implícito y evidente (del oficialismo) con los jueces federales» (ídem). El trasfondo de ese acuerdo, sería la dilatación de la aplicación del cambio de sistema en los juzgados federales a cambio de impunidad en causas urticantes para el kirchnerismo.


En oposiciòn a la podredumbre del aparato estatal y la guerra de servicios el Partido Obrero plantea la apertura de los archivos de los servicios de inteligencia, la destitución de Milani y la elección de los jueces mediante el voto popular.

En esta nota

También te puede interesar:

Se cumplen 22 años de encubrimiento e impunidad
Apenas producido el dictamen de Sáenz se supo del regreso de Stiuso, quien dijo que ahora tiene “garantías” dadas por el nuevo gobierno. En otras palabras: Macri lo trajo
Denunciamos la impostura del gobierno y reclamamos que se abran los archivos de todos los Estados involucrados y se produzca un nuevo debate público en el Congreso y en la sociedad