Políticas

26/6/2008

|
1043

El secuestro de Pablo Micheli

En la noche del lunes 16, Pablo Micheli, secretario general de ATE Nacional, fue secuestrado durante dos horas. Los raptores vendaron a Micheli con una tela negra y lo sometieron a un interrogatorio sobre su actividad gremial. Portaban armas "oficiales", o sea de calibre 9 mm. En una conferencia de prensa posterior, los dirigentes de ATE y CTA denunciaron públicamente los hechos y reclamaron al gobierno una investigación.

Aunque no existen indicios sobre los captores, el secuestro se produjo en circunstancias muy precisas. Micheli declaró a Página/12 (20/6): "Tengo claro que fue el lunes a la noche, cuando se armó el quilombo de los cacerolazos. Tampoco creo mucho en las casualidades. Era conocida mi posición de no ir a la Plaza el miércoles y es verdad que tengo una mala relación con los ministros y la Presidenta". Hay que agregar a esto que, en la noche del sábado 14, funcionarios y burócratas sindicales que integran la patota del Indec agredieron a los manifestantes frente a la quinta presidencial de Olivos. En medio de la crisis política, el aparato oficial se ha lanzado sin disimulos a una acción de patotas, como ya ocurriera en el Hospital Francés.

Repudiamos el secuestro de Micheli, exigimos una investigación independiente y proponemos una inmediata movilización por su esclarecimiento y por el castigo a los culpables.

M.R.

En esta nota