Políticas

26/5/2022

|
1645

El tema es el salario

Tapa de Prensa Obrera N°1645

La inflación redobla la importancia de la lucha salarial

La inflación arrecia, a un ritmo del 80% anual.

La caída de Feletti, el hombre kirchnerista de la “guerra contra la inflación”, expresa el completo fracaso de su gestión, más allá de las maniobras cristinistas para despegarse de un gobierno del que son parte.

La CGT y la Utep, la organización social oficialista del funcionario Emilio Pérsico, dicen que organizarán en algún momento una movilización “contra los formadores de precios”.

Aunque su principal gestor, el ex agente de inteligencia Gerardo Martínez, viajó a Ginebra para arroparse en las cómodas reuniones de la OIT.

Esto de enfocarse en los “formadores de precios” tiene por función exculpar al gobierno, primer y gran formador de precios a través de las tarifas, del dólar, de los combustibles, de las tasas de interés, del comercio exterior, de la emisión monetaria para pagar los negociados financieros o las prerrogativas al capital, como el reciente acuerdo con las petroleras de liberalización de las remesas de dólares al exterior. Algo que empujará la devaluación.

En cuanto a los precios que fijan los formadores privados, como las empresas alimenticias, hemos tenido todo tipo de programas de precios ‘máximos’, ‘cuidados’, ‘esenciales’, ‘cercanos’, pero jamás les abrieron sus cuentas. Ni albertistas ni kirchneristas, como antes tampoco los macristas.

Y la burocracia sindical y piquetera que amaga movilizar por la inflación, encima se declara abiertamente en apoyo a Guzmán, en sintonía con la UIA, los bancos y todos los sectores capitalistas. Claro, es el ministro del FMI, del que todos son peones.

En resumen, maniobras para eludir la gran responsabilidad de los sindicatos que es defender el salario y las jubilaciones frente a la inflación. Con ellos, los miserables planes sociales que sustituyen la inexistencia de un seguro al desocupado.

Por eso, el tema es el salario, el principal precio de la economía.

Luchar por un salario mínimo, vital y móvil de 100 mil pesos. Por salarios de convenio que cubran la verdadera canasta familiar, que trepa cerca del doble de esa cifra. Como reclama el Sutna en plan de lucha cuando las patronales ganan fortunas o los paros universitarios. Es el reclamo de las bases en todos los gremios.

Es el reclamo que expuso en todo el país la Marcha Federal de la Unidad Piquetera junto al trabajo. También de los jubilados.

Y porque el tema es el salario, la cuestión es poner en pie al movimiento obrero en su conjunto: basta de apoyar al gobierno del ajuste del FMI, paro nacional y plan de lucha.